• Regístrate
Estás leyendo: 'Peregrinos': la desgarradora novela de Sofía Segovia
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 03:14 Hoy

'Peregrinos': la desgarradora novela de Sofía Segovia

Libros

Tras el éxito obtenido con 'El murmullo de las abejas', la escritora regiomontana publica la historiados niños que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial.
Publicidad
Publicidad

Sofía Segovia había encontrado una historia cautivadora sobre dos niños alemanes en la Segunda Guerra Mundial cuando se topó con un distractor enorme: el éxito de su novela El murmullo de las abejas.

La autora había comenzado a escribir Peregrinos en 2014, pero al año siguiente publicó el que se convirtió en uno de los libros más vendidos de 2015 en México, según Amazon, y con esto comenzó un largo periodo de promoción que la mantuvo alejada de la computadora.

El relato sobre esos niños de la guerra, sin embargo, seguía rondando su cabeza desde que lo escuchó de los propios protagonistas en su natal Monterrey.

Segovia, cuyo único libro previo era Noche de huracán, de 2010, cuenta:

“Me contaron la historia y les dije ‘déjame contarla, déjame escribirla’, y confiaron en mí cuando ni siquiera tenía El murmullo de las abejas. Ahora les agradezco muchísimo la confianza”, 

Finalmente pudo dedicar unos cinco meses de escritura intensa —hasta 16 horas al día— a mediados de 2017 para completar su nueva novela histórica. Lo que más le intrigaba era saber cómo hicieron para sobrevivir esos niños cuya vida comenzó poco antes de la guerra, y no solamente sobrevivir, sino hacerlo con esperanza pese a lo que enfrentaron.

Sofía Segovia en Miami, tras la presentación de 'Peregrinos'. (Foto: Notimex)

Peregrinos retrata detalles domésticos e íntimos desde la experiencia alemana: la vida en las granjas, los racionamientos; cómo se fue organizando la guerra años antes, cuando parecía que tenían un futuro garantizado por el gobierno alemán.

“Hitler no salió de un día para otro. Tenían años controlando la información que daban a su pueblo, años controlando a la infancia y a la juventud y a los adultos a través de los hijos —señala Segovia—. Muchas veces los mensajes están ahí, pero los seres humanos no escuchamos con atención, o escuchamos lo que queremos”.

Segovia es comunicóloga de profesión y se ha dedicado a observar la comunicación política a lo largo de su vida. Para ella, la oportunidad de un gobierno totalitario que comenzó a controlar las vidas de la población alemana entera se debió en gran medida a la propaganda usada.

“Este momento de la historia es un momento para la comunicación monumental. Ahora lo podemos cuestionar, pero de que hicieron su trabajo en cuanto a propaganda y comunicación política lo hicieron y encontraron esa vulnerabilidad en el pueblo alemán y los taladraron hasta que perforaron hasta sus ritos religiosos. ... Borraron las líneas entre el bien y el mal en mucha gente”.


La guerra y la memoria

El tema central para Segovia en Peregrinos es “¿cómo logras ganar en tu corazón la guerra entre el bien y el mal?”.

Ilse y Arno, los protagonistas de esta historia, son prusianos de lugares distantes que por casualidades de la guerra terminaron siendo vecinos de pupitre y años después migraron México, donde Segovia los conoció en la vida real.

Janusz, la tercera rueda de este triciclo, es un polaco obligado a trabajar en la finca de Ilse. Es un personaje ficticio basado en los trabajadores que conoció la verdadera niña de esta historia, y con él Segovia quería presentar un punto de vista diferente: el de los prisioneros de guerra polacos obligados a vivir con familias alemanas.

"Si no recordamos, ¿de qué ha servido todo lo que se ha vivido?".

Sofía Segovia

Escritora.

Al igual que en El murmullo, la memoria es otro de los grandes temas de la novela. Mientras que en la primera la memoria gira en torno a la experiencia de una familia durante los años de la Revolución en México, en ésta se genera en los sobrevivientes y cómo la guerra se recuerda en un país entero.

Peregrinos tiene regadas palabras en alemán, ruso y polaco sin traducir y sin notas al pie que expliquen su significado. Segovia lo hizo así a propósito.

“Yo no hablo alemán. Fue un ejercicio también para mí de decir ‘¿entiendo lo que está puesto?’”, apuntó. “Lo que quise hacer fue ‘vamos a perderle el miedo al otro’. La ubicación no nada más es física, la ubicación es el idioma”.


ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.