“Que nos quite lo borracho”

Cientos de músicos se reunieron en la Parroquia Santa Cecilia para dar gracias a la patrona de los filarmónicos y rezarle sus peticiones.
Músicos regios festejan su día cantando a Santa Cecilia
Los músicos peregrinaron por las calles de la colonia Buenos Aires y Florida. (Roberto Alanís )

Monterrey

La devoción y la fiesta se tomaron de la mano e ingresaron juntas a la Parroquia Santa Cecilia para conmemorar el día de la patrona de los filarmónicos con música, alegría y una misa concelebrada por el Obispo Auxiliar Emérito de Monterrey, José Lizares Estrada, el párroco Walter Gómez Olvera y el diácono Javier.

Previo a su llegada a la citada parroquia, decenas de músicos peregrinaron por las calles de la colonia Buenos Aires y Florida, y en su andar hacían presente su pasión a la música y su amor a Santa Cecilia, tocando con fe sus guitarras, acordeones, tarolas, contrabajos y saxofones.

A diferencia de años anteriores, el grupo de músicos andantes fue reducido este año, esto, según algunos de los peregrinantes, debido a la inseguridad que reina en el estado y que les ha pegado "un chorro".

"La inseguridad nos ha perjudicado mucho, ya la gente no quiere hacer sus fiestas muy noche, porque ya ve cómo está ahorita", aseguró Lalo Serna, del grupo Los Regiomontanos.

No podía faltar en una celebración de este tipo, la danza de Don Nacho, quien a pesar de los años, a cuestas "levantó el polvo" con su zapateado a la entrada de la iglesia, y después adentro de ella, tras petición del señor obispo.

Cabe destacar que la comitiva fue recibida por las autoridades eclesiásticas y juntos, músicos y feligreses, entraron a la Parroquia a continuar con la fiesta por Santa Cecilia.

Fue entonces que uno de los músicos se sinceró ante las cámaras y expresó sus deseos y peticiones, las cuales, además de referirse al trabajo y salud, giraron en torno a la bebida.

"Venimos a decirle que nos quite lo borracho", afirmó el músico que cargaba la ofrenda floral del sindicato de músicos de la sección 249.

Para luego, al igual que su compañero Lalo Serna, destacar el impacto de la inseguridad en su profesión.

"Uff, la inseguridad nos ha pegado un chorro, con el simple hecho de que siempre andas con miedo", admitió.

Sobresalió durante el rito religioso el estado alegre y dicharachero del Obispo Lizares Estrada, el cual, luego de expresar a los músicos ahí reunidos lo bien que se veían, explicó las etapas de la vida del ser humano.

"Dicen que las etapas de la vida son cuatro: la niñez, la juventud, la adultez y qué bien te ves.

"Ya nomás falta la quinta etapa, cuando está en el cajón y luego pasa la gente y dice: qué bueno era, qué bueno era", señaló y luego dio comienzo con la misa en honor a Santa Cecilia.

Al final de la ceremonia el Obispo aprovechó el gran ambiente que existía entre las más de 500 personas ahí reunidas, y fue entonces que hizo su petición final a los también festejados músicos.

La música vibró, las voces se entonaron, la comunidad se unió, y todos juntos, a una sola voz antes de partir cantaron emocionados: "tengo orgullo de ser del norte, del mero San Luisito porque de ahí es Monterrey".

Yo no sé de dónde vamos a sacar: Obispo

Tras llevar a cabo la misa de celebración de Santa Cecilia, patrona de los filarmónicos, el Obispo Auxiliar Emérito de Monterrey, José Lizares Estrada, criticó que exista aún la polémica sobre la eliminación de la tenencia y que se hable de cobrar más impuestos, sin embargo también expuso que, pese a la pobreza, mucha gente gastó su dinero durante las compras del Buen Fin.

"Yo no sé de dónde vamos a sacar (para pagar más gravámenes).

"Nos están poniendo más impuestos; que la tenencia todavía no nos la van a quitar; pero lo curioso es que pusieron el Buen Fin y todos fueron a comprar y se acabaron el dinero", destacó.

FSAD