Estado tiene pendientes en paleontología

La vandalización, el avance en los sistemas de caminos y la poca difusión de los sitios y recorridos históricos que busquen generar conciencia de preservación son sólo algunos de los problemas a ...

Monterrey

Las zonas que resguardan vestigios paleontológicos y los sitios donde hay registros de las primeras civilizaciones en Nuevo León aún tienen pendientes relacionados con su preservación.

El avance en carreteras o sistemas de caminos, la vandalización de los paseantes y la poca difusión que hay de los sitios milenarios son algunos de los problemas presentes hoy en día.

Durante las jornadas del Coloquio de Arqueología, Paleontología y Antropología del Noreste de México se presentaron diversos esfuerzos por difundir este patrimonio, buscando generar conciencia sobre su preservación.

HUMANOS, EL ENEMIGO

Muchas zonas de donde se ha recuperado patrimonio paleontológico o arqueológico (que obedece a fósiles de animales y plantas prehistóricos, y la huella humana, respectivamente) se preservan gracias a su aislamiento.

William Breen Murray, investigador y catedrático de la Universidad de Monterrey, ha recorrido estos espacios desde hace décadas y en los últimos años ha visto que el asilamiento natural ya no existe, lo que pone en riesgo su protección.

Las competencias con vehículos todoterreno son, en su opinión, el principal riesgo para las zonas con valor paleontológico y arqueológico de la entidad.

“El aislamiento que antes protegía a los sitios hoy ya no existe, depende como factores como la educación pública y la conciencia de los habitantes de la zona para protegerlos.

“Hoy vemos tremendos problemas con graffiti, obras viales hasta el paso de vehículos todoterreno”, expuso.

Murray, especialista en el arte rupestre y en las pinturas prehispánicas ubicadas en la entidad y otros puntos de la región, indicó que en los últimos años prácticamente “ninguna zona está exenta de graffiti”.

El problema no se soluciona poniendo rejas, sino creando conciencia entre la población pues son sitios que han durado miles de años pero que en cuestión de años se pueden perder.

Sobre la propuesta de crear una asociación de paleontología en Nuevo León, lanzada por aficionados y coleccionistas de la localidad, indicó que podrían ser un apoyo a los investigadores, siempre y cuando cuenten con un respaldo profesional.

NO PREVÉN DAÑOS POR GAS

La próxima extracción de gas shale en pozos del norte de Nuevo León no representa un riesgo para el patrimonio paleontológico, expusieron Belinda Espinoza Chávez y Víctor Hugo Peña Ponce, investigadores de la Universidad Humanista de las Américas.

Comentaron que la explotación del gas se hace con perforaciones menores mediante ductos no mayores a seis centímetros, por lo que no generaría problemas.

 “Donde se hacen pozos de exploración por parte de Pemex no se ve afectado el patrimonio, al contrario porque el paleontólogo puede acercarse a ese núcleo de piedra de cien o 200 metros que de no ser por estas perforaciones no tendríamos esa información”, apuntó Peña Ponce.

Por su parte, Belinda Espinoza indicó que seguramente quienes extraigan este gas se apoyarán en los paleontólogos, quienes brindan información sobre las posibles zonas de extracción y su viabilidad.

 “A veces este tipo de procesos te ayudan a encontrar los fósiles, un ejemplo son las canteras donde se quiebra la piedra y aparecen los fósiles. A veces se ocupa una de la otra, no podemos ser tan radicales en decir que no se haga lo que sí debemos hacer es crear consciencia para que los reporten (los fósiles) y los cuiden”.

:CLAVES

LOS RIESGOS

Las competencias de vehículos todoterreno son una de las actividades que podrían desencadenar en la afectación de zonas con valor paleontológico y arqueológico, dijo el investigador William Breen.

El especialista en arte rupestre y pinturas prehispánicas consideró que otro de los factores de los que se depende es la educación pública y la conciencia de los pobladores de la zona.

La extracción de gas shale no representa riesgos para el patrimonio paleontológico de Nuevo León, dijeron los investigadores Belinda Espinoza y Víctor Peña.

Agregaron que seguramente quienes se dediquen a esta actividad se apoyarían en paleontólogos, para conocer las posibles zonas de extracción y su viabilidad.