Peña Nieto visitó Bellas Artes

Componen la muestra 45 obras del creador malagueño y 54 del muralista guanajuatense.
El Presidente estuvo acompañado por artistas.
El Presidente estuvo acompañado por artistas. (Especial)

México

El presidente  Enrique Peña Nieto visitó ayer la exposición Picasso y Rivera: Conversaciones a través del Tiempo, que se exhibe en el Museo del Palacio de Bellas Artes.

Peña estuvo acompañado por el actor Ignacio López Tarso, el pintor y escultor Manuel Felguérez y la pintora Sandra Pani, así como por la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda.

Ciento cuarenta y siete obras guarnecen la pulcritud de los muros del Palacio de Bellas Artes tomando como punto de partida el encuentro ideológico y artístico entre ambos pintores en la bohemia París de 1914. Son 45 piezas del español y 54 del mexicano.

Entre las obras más trascendentes están nueve cuadros que vienen del Museo Picasso de París, además de tres creaciones inéditas de Rivera.

Uno de los curadores de la muestra es Juan Coronel Rivera, poeta y nieto del muralista mexicano.

Varias piezas escultóricas están presentes en la exposición acompañando a los pintores y expandiendo el significado de sus obras.

Los otros curadores de la muestra fueron Diana Magaloni, directora del Programa de Arte de las Antiguas Américas del LACMA, y el director del museo, Michael Govan.

Govan fue uno de los promotores de la muestra desde que cinco años atrás concibió la idea en México junto a Magaloni, y aunque por un tiempo la idea quedó en el papel hace dos años empezaron a reunir las piezas de la exhibición, tras lograr unir los esfuerzos del LACMA y del Museo del Palacio de Bellas Artes de México.

Los curadores consiguieron piezas que nunca antes han salido de sus museos o de las colecciones privadas a las que pertenecen. De hecho, Bernard Picasso, nieto del pintor español, permitió que una de las pinturas de la colección privada de la familia cuelgue de las paredes de la sala. La muestra estará abierta al público a partir del 9 de junio y se quedará durante los meses estivales para cerrar el 10 de septiembre.

El Palacio de Bellas Artes acompañará la exposición con actividades como muestras de cine, un concierto y varias charlas que orientadas a extender el diálogo con la sociedad.