El patrimonio, encima de intereses privados: Tovar y de Teresa

La conmemoración de la obra del arquitecto mexicano generó una reflexión acerca de la política de preservación de los bienes históricos.

México

Ante la polémica por diferentes peticiones de gobiernos estatales o de la iniciativa privada, en torno al patrimonio cultural —la más reciente, la del empresario Omar Suárez por “mover” el mural de David Alfaro Siqueiros ubicado en el Polyforum—, el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa, manifestó su compromiso con la preservación del patrimonio “por sobre todos los intereses privados que haya”.

Sin referirse a caso particular alguno, el funcionario federal quiso dejar en claro que “el patrimonio no es de las instituciones: es de los mexicanos, es de una cultura milenaria, la mexicana, y las instituciones somos los guardias temporales para que se preserve”.

Durante la presentación del programa La casa de Luis Barragán.  Un transcurso... Reflexiones a 10 años de su inscripción en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, Tovar y de Teresa reconoció la necesidad de contar con políticas adecuadas para la preservación del patrimonio cultural, “lo que nos da sentido, nos da identidad, nos da continuidad.

“Por eso ningún interés privado puede estar por encima de la preservación del patrimonio, por más repetido que pueda ser el concepto, incluso por más retórico que suene: es la base fundamental de la acción pública en materia de patrimonio”.

En el acto, el titular del Conaculta llamó a realizar una reflexión muy seria sobre el modo en que el país y las instituciones han conservado el patrimonio, a fin de incorporar criterios que no existían cuando surgieron el INAH y el INBA, como los planes urbanos, la visión arquitectónica de una ciudad y qué papel tiene en ella un centro histórico o artístico.

“Es algo muy delicado, porque cualquier rompimiento de equilibrios puede poner en peligro uno de los grandes orgullos nacionales, que es su patrimonio”;  y señaló que sin reglas claras podemos pagar “muy caro que el patrimonio pueda dañarse”.

Dentro de ese panorama se encuentra la conmemoración por los 10 años de la declaratoria de la Casa-Estudio Luis Barragán como Patrimonio de la Humanidad, porque la apuesta de los tres días de celebración es el análisis y la reflexión sobre la arquitectura moderna y su conservación.

Dentro de las actividades destaca la conferencia de Eduardo Pesqueira “La arquitectura de Luis Barragán: una mirada del patrimonio moderno desde España”, que se realizó anoche en el Museo Tamayo; hoy, en la sala Manuel M. Ponce se llevará a cabo la mesa redonda “Barragán, origen y presencia”, para culminar el viernes en la Casa Luis Barragán.

Celebración

La Casa Barragán es la única en América Latina que forma parte de la lista, la cual fue declarada Monumento Artístico por el gobierno mexicano desde 1988, “por los invaluables valores estéticos que plasmó su creador en esta obra, lo que implica un compromiso para la protección y conservación de la misma”, aseguró la directora del INBA, María Cristina García Cepeda.

De acuerdo con la representante de la Unesco en México, Nuria Sanz, la Casa Barragán deber considerarse un espacio autobiográfico, que se expresa con “lenguaje propio, personal, tradicional, vernáculo y extraordinariamente moderno y hace que la modernidad no sea la copia de Le Corbusier”, sino que tenga “un cuño absolutamente mexicano”.

A partir de ello, en diciembre próximo se tiene contemplada la realización del Coloquio Internacional La protección del patrimonio moderno en AL, como parte de las actividades conmemorativas por los 10 años de la declaratoria de la Casa Luis Barragán.

• • •

Ampliar el reconocimiento

El reconocimiento de la mirada arquitectónica reflejada en la Casa Luis Barragán ha traspasado nuestras fronteras, al grado de que arquitectos de otras partes del mundo han abrevado en la obra del jalisciense; sin embargo, aún hay trabajos por hacer en el espacio, como intervenir el barrio completo, no solo la casa, según Armando Chávez, director de la Fundación Arquitectura Tapatía Luis Barragán.

“La intervención que se acaba de hacer por parte de la delegación Miguel Hidalgo es en la casa, pero Barragán hubiera visto con mejores ojos que se interviniera el barrio completo de Tacubaya, de una manera muy sencilla: solo hacer más digno el barrio. La zona lo merece y la casa también”.

Antes, el director de Patrimonio Mundial del INAH, Francisco López Morales, recordó que desde la declaratoria de la Casa Luis Barragán se hizo evidente que había que extenderla a otras obras del arquitecto como las Torres de Satélite o la Casa González Luna, en Guadalajara.

• • •