Exposición sobre Syd Barret llega a Chapultepec

La exposición Through Flowers Darkly... The Syd Barrett Paintings que el artista Patrick Patterson dedicó al primer voalista de Pink Floyd se exhibe en Pillbox Gallery.
Through Flowers Darkly podrá ser visitada hasta el 15 de febrero en la Pillbox Gallery (Gral. Antonio León 48, col. San Miguel Chapultepec).
Through Flowers Darkly podrá ser visitada hasta el 15 de febrero en la Pillbox Gallery (Gral. Antonio León 48, col. San Miguel Chapultepec). (Raúl Campos)

Ciudad de México

Roger Waters no fue el primer frontman de Pink Floyd, y quienes desconozcan esto deben saber que el vocalista primigenio de la banda londinense fue su tocayo Roger Keith "Syd" Barreth, "pero a él no lo conoce mucha gente porque sus excesos de sustancias psicodélicas derivaron en su locura y por ello fue relevado de sus labores; se volvieron muy famosos y él se quedó en la locura".

"Pero tuvo un momento de lucidez muy breve, y esos momentos de fuerte energía creativa y ese espíritu de apertura hacia lo nuevo son lo que quería capturar con estas pinturas, esos momentos en la vida que son muy fugaces", dice el artista Patrick Patterson respecto a Through Flowers Darkly...The Syd Barrett Paintings, su más exposición, misma que dedica a Barret.

Patterson explica a MILENIO que la razón por la que decide realizar esta serie sobre Barrett es porque a través de él está retomando experiencias y cosas que lo inspiraban durante su juventud, siendo estas muy similares a cuando el inglés se cayó en la locura. Por ello, el artista se aventura a recrear una época pasada a través de su pintura y un personaje del que sólo conoce su arte.

"Yo también experimenté, sentí el peligro del lado oscuro, y esta obra para mi es una manera de volver a aquella etapa de mi vida, porque hay una relación entre mis propias memorias y la recreación de las de Syd, porque es a través de él que trato de recuperar algo que vaga pero potentemente recuerdo", cuenta.

"Esta exposición no está hecha por un gran fan de Syd Barrett, sino por alguien que lo está utilizando como una forma de recuperar el espíritu de una época donde él estaba presente. Hay cierto material audiovisual que me facilitó eso, y al ver su historia me identifiqué con él, más como persona que como músico", agrega.

Para traducir la psicodelia representativa de Syd a la plástica, Patterson, quien participara en La Poesía vista por el Arte, detalla trató de representar el estado anímico de alguien que está viviendo un trip, lo que uno siente y no lo que ve durante esos momentos. Por ello, más que psicodélicas, las piezas se tornaron fantasmales, oníricas y distantes: aparentan estar desenfocadas y están repletas de colores más de fantasía que reales.

"Las pinturas no son como posters psicodélicos, no es la típica representación de lo que alguien está viendo en la psicodelia, más bien es como si fueran memorias muy distantes de las que uno ya no está seguro si ocurrieron del todo, que se mezclan con los sueños.

Además, las plantas y las flores configuran algunos de los elementos principales dentro de las pinturas. Esto porque en primera representan el puente entre la obra anterior del artista, misma que se ha basado fuertemente en la naturaleza, y debido también a que una gran parte de los ambientes e imágenes que Patterson encontró del músico se centran en los momentos privados de este en la naturaleza.

"No es solo capturar al personaje como tal sino a ese entorno de naturaleza que en este caso es como un escondite, un lugar donde alguien se puede ir a perder sin ser visto".

Al ser cuestionado respecto a qué formo pueden influir los psicotrópicos en la carrera de un artista, Patterson aseguró que estas sustancias tienen un impacto positivo siempre y cuando estos se conviertan una experiencia "más puntual".

"Todos quienes han tenido familiaridad con estas cosas sabrá que no se puede tomar sustancias psicodélicas y trabajar con ellas, quien diga que sí es una gran falacia. Más bien representan un mundo al que uno puede acceder momentáneamente para tener una ampliación de tus sentidos y tu percepción, y te quedas con eso, que quizás te convierta en un artista que conoce más, que ha tenido una gama de experiencias más amplias. Tiene esa influencia de ser una experiencia puntual a la cual uno puede referirse, pero no se puede utilizar para trabajar, es imposible", concluye.

Through Flowers Darkly podrá ser visitada hasta el 15 de febrero en la Pillbox Gallery (Gral. Antonio León 48, col. San Miguel Chapultepec).