• Regístrate
Estás leyendo: Para no perderse 'Por las fronteras de Europa'*
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 19:24 Hoy

Para no perderse 'Por las fronteras de Europa'*

No recuerdo un repertorio de este volumen ni de esta ambición en la historia reciente de la crítica literaria en nuestra lengua

Publicidad
Publicidad

No recuerdo un repertorio de este volumen ni de esta ambición en la historia reciente de la crítica literaria en nuestra lengua. Es más, en ninguna lengua. Las referencias a las que me asgo son, obviamente, Ítaca y más allá y Detrás de las palabras, amén de la estupenda antología El tallo entre las piedras, todos libros de Claudio Magris, la más evidente fuerza inspiradora de estas 1440 páginas de notas bibliográficas breves, reseñas eslabonadas, medallones, semblanzas extensas y ensayos dedicados a recorrer en doce estaciones la vastísima geografía literaria del Viejo Continente y algunos de sus territorios de ultramar, como el África lusófona, y otros países inmersos en las culturas europeas, como Israel y Turquía. Pero aquellos son recopilaciones de moderada extensión, Itaca e oltre tiene en italiano 299 páginas, Dietro le parole 384 y la selección de María Teresa Meneses publicada en México por Cal y Arena hace casi un decenio —única antología del escritor triestino en cualquier idioma— alcanza apenas 309.

La voluntad monumental y enciclopédica de Por las fronteras de Europa. Un viaje por la narrativa de los siglos XX y XXI (Galaxia Gutenberg, España, 2015) se percibe a las claras desde un censo general de su contenido: aquí son examinados once autores de países nórdicos, dieciséis de “todas las Rusias” (incluida la antigua Unión Soviética), nueve irlandeses, treinta y nueve británicos, ocho de Países Bajos y Flandes, treinta y cuatro del ámbito cultural de lengua alemana, sesenta y seis de Europa central y los Balcanes. La francofonía aporta treinta y nueve, el mundo lusófono catorce, Turquía cuatro y el así denominado “Yiddishland” más Israel catorce. El contingente más nutrido es, en razón de las afinidades culturales de la autora y su conocimiento íntimo de la lengua, el italiano. Son sesenta los autores de la península, entre ellos catorce escritoras, desde las muy celebradas y conocidas Elsa Morante, Natalia Ginzburg y Ana Maria Ortese, hasta otras que esperan una recepción mayor entre nosotros, como Goliarda Sapienza, Anna Banti y la muy extrañada Marisa Madieri. Una constelación de constelaciones, una cartografía enciclopédica deslumbrante.

Mercedes Monmany ha consolidado su altísimo oficio crítico a lo largo de más de treinta años en publicaciones como el añorado suplemento Culturas, del Diario 16, o el ABC Cultural, donde sigue dejando constancia de las novedades editoriales provenientes de las más diversas literaturas que son traducidas al castellano. En este sentido, Por las fronteras de Europa también es una muy relevante, diría que crucial aportación a la historia editorial y a la historia de la traducción en España y el entorno hispánico, pues da luz sobre la forma —envidiable, vertiginosa— en que se generó una intensa apertura hacia literaturas que no sólo eran desconocidas sino también menospreciadas o de plano excluidas, como aquellas sin la menor expansión en Occidente: la húngara, la finlandesa o la turca.

En varias entrevistas concedidas a lo largo del último año, Monmany ha insistido en un aspecto que actuales lectores españoles quizá no alcancen a percibir en su justa dimensión: para la generación de escritores y periodistas a la que ella pertenece, ser lectora durante la dictadura franquista era estar condenada a no poder acceder, en tu propio país, a obras traducidas y publicaciones europeas en su lengua original, como sí sucedía en otras partes; para empezar, añado, en América Latina, donde era frecuente encontrar en librerías, a lo largo de los años 60, revistas como la Nouvelle Revue Française, los Cahiers du Cinéma el Magazine Littéraire o la Paris Review (éstas últimas llegaron a venderse, aquí en México, hasta en los Sanborns). Mientras que Milan Kundera y Witold Gombrowicz ya habían sido traducidos en Argentina a mediados de los 60; mientras que Juan García Ponce escribía sobre Heimito von Doderer en el momento mismo de su canonización en Austria, por el año de 1966; y mientras Sergio Pitol hacía su antología de la literatura polaca para Ediciones Era, los editores y traductores españoles tenían que ingeniárselas para evadir la censura franquista y poder asomarse a culturas literarias estigmatizadas, como las de los países centroeuropeos, satanizados por comunistas bajo el franquismo. De joven, Monmany tenía que esperar a que sus hermanos viajaran a Francia para conseguir libros y revistas que eran moneda corriente en muchas otras latitudes.

La gran summa crítica de Mercedes Monmany contenida en estas páginas resulta, de esta manera, una de las evidencias más contundentes de la “europeización” de España, de la forma en que la curiosidad intelectual y la avidez por ser contemporáneos del resto de los europeos durante la transición del franquismo a la democracia tuvo una expresión desbordada en la industria editorial. Calculo que por lo menos doscientos ochenta de los trescientos catorce autores incluidos en Por las fronteras de Europa fueron leídos por Monmany en ediciones aparecidas después de la muerte de Franco, e incluso pueden ser más, pues si bien autores que ella atiende eran conocidos en España desde los 1930, como Sándor Márai, Monmany comenzó a seguirlos a raíz de su redescubrimiento; en el caso de este escritor húngaro, a partir de las ediciones italianas de Adelphi de fines de los años 80, por ejemplo. En el mismo caso está Egon Erwin Kisch, uno de los escritores centroeuropeos modernos que más relación tuvo con nuestro país, y al que Mercedes no leyó en las traducciones del benemérito exiliado republicano Wenceslao Roces, aparecidas en México durante los años 40, inconseguibles en España y en cualquier lado, sino en la traducción de Minúscula, editada en 2002. Por cierto, uno de los pecados más sensibles de este libro es no consignar ni la editorial ni el nombre del traductor de cada una de las obras atendidas, ausencia que bien podría subsanarse de manera electrónica. Vale decir, a través de una bibliografía en línea de las obras criticadas con sus respectivos traductores. Hay que enfatizarlo: tanto para la historia editorial española como para la historia de la traductología en español, el de Monmany es un atlas sin precedentes, y sería muy deseable que los lectores tuviéramos conciencia muy clara del papel desempeñado por editoriales que están fuera de los grandes conglomerados, como Anagrama, Quaderns Crema-Acantilado, Siruela, Pretextos, Minúscula, Sajalín, Impedimenta, Ardicia, Marbot Ediciones y tantos otros sellos, así como del quijotesco y ejemplar trabajo de tantas traductoras y tantos traductores que han dado voz a este cosmos autoral yendo a contracorriente de la estulticia imperante en la industria del libro de nuestros días. Ese servicio a los lectores completaría la que, de suyo, es una enorme proeza de Mercedes Monmany y Galaxia Gutenberg con apoyo del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte español: aportar una de las mejores biblias para formarse un criterio estético, un gusto refinado y una sensibilidad europea en una época hegemonizada por el mercantilismo, las urgencias del rendimiento inmediato, la frivolidad, la intolerancia, el chovinismo y la xenofobia. Por las fronteras de Europa es uno de los libros de crítica literaria y cultural más importantes ya no digamos del año 2015, sino de nuestro cambio de siglo, y de su lectura uno sólo recibe beneficios civilizatorios incalculables.

@HectorOAguilar

*El próximo jueves 1 de septiembre, a las 7 pm, la muy reconocida crítica española Mercedes Monmany presenta en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia del INBA el enorme volumen Por las fronteras de Europa, un atlas sin precedentes para cursar a los mejores autores modernos y contemporáneos del Viejo Continente. La siguiente es una invitación a cursar este seductor libro de ensayos y reseñas.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.