• Regístrate
Estás leyendo: El Pañhú guarda el secreto sobre el origen del pueblo otomí
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 02:17 Hoy

El Pañhú guarda el secreto sobre el origen del pueblo otomí

La importancia del sitio, resalta el investigador Fernando López Aguilar, director del Proyecto Especial Pañhú, es que sus ruinas pueden ayudar a entender el origen de los otomís como cultura, hasta ahora ignorado por antropólogos e historiadores.

Publicidad
Publicidad

La zona arqueológica del Pañhú, en Tecozautla, registró un incremento en la visita en los últimos meses, una buena noticia para pobladores y promotores de este sitio inaugurado al público en 2012, y que guarda importantes evidencias de la extensión de dos culturas dominantes en el México precolombino.

La importancia del sitio, resalta el investigador Fernando López Aguilar, director del Proyecto Especial Pañhú, es que sus ruinas pueden ayudar a entender el origen de los otomís como cultura, hasta ahora ignorado por antropólogos e historiadores.

El sitio fue ocupado por la cultura xajay, cuya población tuvo autonomía ante la expansión de Teotihuacan. Esta zona arqueológica también podría estar relacionada con el mito mesoamericano del Cerro Coatepec, vinculado con la fundación de la urbe mexica de Tenochtitlan.

Desde el Pahñú se domina el paisaje semidesértico del Valle del Mezquital y la elevación del Hualtepec o Cerro del Astillero, que de acuerdo con diversas investigaciones, es el mítico cerro donde nació el dios Huitzilopochtli.

En la parte más alta de la meseta que rodea al valle de Tecozaulta se ubica el sitio arqueológico.

"En sus vestigios se encuentran las claves para comprender el origen de los otomíes, fue fundado en el momento en que Teotihuacan era la ciudad más grande de Mesoamérica. Sin embargo, cuando esta gran metrópoli ya había colapsado, la urbe otomí se mantenía como el centro político y social más importante de los hñähñü, y así permaneció durante 400 años más", señaló el arqueólogo.

López Aguilardice que este sitio junto con otros de la región, como Zethé, El Cerrito, Zidada y Taxangú, forma parte de la tradición cultural xajay, que se desarrolló durante cinco siglos, a partir del año 450 de nuestra era.

"Uno de los hallazgos más importantes ha sido una excavación al interior en la Estructura principal, que debió ser realizada hacia 650 en busca de la ofrenda fundacional del sitio, misma que se hallaba en el interior."

La originalidad de su arquitectura difiere del estilo impulsado por Teotihuacan, la urbe que dominaba para entonces la escena mesoamericana, lo que señala que tuvo cierta autonomía.

El sitio fue dotado de una unidad de interpretación temática, donde se recrea la experiencia del paisaje ritual de Pahñú.

Para Fernando López, la arquitectura de Pañhú es completamente auténtica y difiere del estilo impulsado por Teotihuacan, la gran urbe que dominaba para entonces la escena mesoamericana. Esto refiere a cierta autonomía que tuvo Pañhú con respecto a la expansión de la Ciudad de los Dioses.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.