“Nuestro país necesita de la cultura y el arte”: Camarena

El tenor veracruzano finalizó su gira mundial en México con su espectáculo "Príncipe entre tenores"; recibió grandes ovaciones.
Un triunfal concierto de iniciación a la ópera.
Un triunfal concierto de iniciación a la ópera. (Auditoria Nacional)

México

El jueves pasado, con la Orquesta Sinfónica de Minería bajo la dirección de José Areán, inició la noche de Javier Camarena en el Auditorio Nacional, donde culminó su gira mundial. El tenor veracruzano se plantó por primera vez en este recinto para su concierto Príncipe entre tenores.

El cantante inició con “Ecco ridente in cielo”, aria de El barbero de Sevilla, con la que mostró su formidable voz. Después se le unieron los cantantes Juan Enrique Guzmán, Angélica Matta, Josué Cerón, Stefano de Peppo, Carsten Wittmoser y el Coro EnHarmonía Vocalis.

La noche continuó con segmentos de La cenicienta y La sonámbula: las elegancias de Camarena, de la mezzosoprano Guadalupe Paz y de la soprano Rebeca Olvera embellecieron con sus voces las obras de Rossini y Bellini.

Durante una pausa, en una pantalla apareció el tenor José Francisco Araiza, quien celebró la voz de Camarena.

Los asistentes reconocieron la entrega de los intérpretes, sobre todo la de Camarena; se levantaban de su lugar aplaudiendo y lanzaban gritos de “¡Viva México! ¡Viva Veracruz! ¡Viva Camarena!”. El cantante preguntó: “¿Quién escucha ópera por primera vez?”. Muchos levantaron sus manos. Él agradeció su asistencia y aplausos.

Camarena añadió: “Nuestro país necesita de la cultura y el arte”, cosas que nos lleguen al corazón y nos hagan sentir amor por quienes nos rodean, por nuestra ciudad y por nuestro país para que “hagamos un México mejor”.

El concierto concluyó con una pieza de Donizetti: “Ah! mes amis, quel jour de fête!”, de la ópera La hija del regimiento.

La gente ovacionó la gran noche. La velada fue de ópera, de bel canto para un nuevo público.