Padecimientos crónicos causan pérdidas por 11 mil 500 mdp al año

La Coparmex pide al Presidente “corregir el severo problema que representa el incremento de enfermos de diabetes, afecciones coronarias y cáncer”.
Óscar Hernández, presidente de la Comisión Nacional de Salud y Protección contra Riesgos Sanitarios.
Óscar Hernández, presidente de la Comisión Nacional de Salud y Protección contra Riesgos Sanitarios. (Especial)

México

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) pidió al gobierno federal mejorar el sistema de salud debido a que las enfermedades crónicas y degenerativas han generado a las empresas pérdidas anuales en productividad por 11 mil 500 millones de pesos.

Óscar David Hernández, presidente de la Comisión Nacional de Salud y Protección contra Riesgos Sanitarios de la Coparmex, explicó que darán al presidente Enrique Peña Nieto su propuesta “para corregir el severo problema que representa el crecimiento exponencial de enfermos de diabetes, afecciones coronarias y cáncer, con la poca capacidad de respuesta de la seguridad social pública para dar atención a tiempo, entregar medicamentos y trasparentar el manejo de los recursos públicos”.

Pendientes en el IMSS

Si bien, dijo Hernández en entrevista, existen alrededor de 10 millones de diabéticos y las autoridades están elaborando estrategias de detección y control temprano, también es necesario que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuente con herramientas elementales.

“No tenemos un sistema de salud eficiente. Una persona asegurada en el IMSS que tiene un padecimiento acude a la unidad médica que le corresponde a solicitar cita, lo que le va a llevar todo el día y, en caso de requerir pasar con el especialista por tener diabetes, hipertensión o cáncer, se tardan tres o cuatro meses, lo que propicia mayor deterioro. Sumado a ello, no hay abasto adecuado de medicamentos”, comentó Hernández.

Esta situación, dijo, provoca ausentismo laboral, incapacidades prolongadas y falta de productividad.

“Esto es un problema grave, en Coparmex hay 4.2 millones de trabajadores formales, aportando más de 40 por ciento del producto interno bruto; la afectación a la salud de los empleados repercute en la productividad del país en su conjunto”, señaló.

Hernández explicó que también debe haber garantía de abasto de medicamentos para los empleados, porque “es lamentable que el problema de los trabajadores afiliados al IMSS no solo sea la tardanza en la atención, sino también que no haya tratamientos disponibles”.

Según el integrante de la Coparmex, un trabajador enfermo, además de afectar a la economía, también causa problemas a su familia, la cual termina pagando aunque tenga seguridad social.

“En los consultorios localizados a un costado de las farmacias otorgan 253 mil citas diarias, y en todo el IMSS alrededor de 293 mil; eso evidencia que la atención primaria no es la adecuada”, opinó.

La propuesta

El documento que presentarán a Peña Nieto, firmado por más de 36 mil asociados de Coparmex, contempla cuatro vertientes para un adecuado esquema de salud. El primero es brindar servicios médicos eficientes, con calidad y acorde a los padecimientos crónicos y degenerativos que se registran en el país.

El segundo punto, detalló Hernández, es que el paquete de enfermedades que integran el Seguro Popular deben incrementarse, porque no es posible que el IMSS atienda alrededor de 2 mil padecimientos y en primer sistema considere no más de 200.

“Si se quiere universalizar la atención médica es necesario que haya esa correspondencia por un sentido de equidad”, opinó.

La Coparmex, aclaró el entrevistado, está dispuesta a “sumar esfuerzos”, pero no aceptará incrementar cuotas patronales pues, “como ha dicho nuestro presidente, Juan Pablo Castañón, no resulta congruente cuando el servicio que recibimos, que reciben los trabajadores, es deficiente y no hay trasparencia”, resaltó Hernández.

“Sería incongruente que el sector patronal aceptara un incremento en ese sentido, primero debe darse la transformación en la eficiencia de los servicios médicos”, abundó.

Óscar Hernández recalcó que la Coparmex hace ese llamado y lo hará de manera formal ante el Poder Ejecutivo, debido a que dentro de 10 años se desbordará el número de enfermos de diabetes y cáncer. El 12 de noviembre —anunció— la confederación fijará su postura durante la entrega del Premio Nacional de Salud.

 “Queremos que se tome en cuenta nuestra preocupación por ser el mayor representante de la industria en el país”, concluyó Hernández. 

• • •

Las cirugías sin bisturí en México

Especialistas del Instituto de Ciencias Médicas y Nutrición señalaron que ha aumentado el uso de dispositivos de energía avanzada en operaciones porque son menos invasivos para el paciente.

En conferencia de prensa Juan Pablo Pantoja, cirujano de dicha institución, manifestó que “los dispositivos quirúrgicos avanzados bipolares y ultrasónicos se usan para coagular, cortar y sellar tejidos y vasos en procedimientos quirúrgicos de ambos tipos”.

Además, aseguró el experto, casi 90 por ciento de las cirugías que se realizan en dicho Instituto de Nutrición son mediante esta tecnología.

A pesar de que el costo de emplear esos equipos de electroenergía y de energía ultrasónica es más elevado que el de realizar una cirugía tradicional, el paciente no termina pagando más, pues el gasto se compensa con la disminución en el tiempo de hospitalización, material de curación y recuperación.

A su vez, David Velázquez, integrante del Comité de Evaluación y Promoción del instituto, dijo que un procedimiento con bisturí y la técnica tradicional puede tardar 90 minutos en el quirófano, mientras que con energía avanzada puede reducirse a 30 o 40 minutos, además de que estos aparatos están indicados para casi todas las cirugías, excepto la de ligamento de trompas de Falopio.

Notimex/México

• • •