• Regístrate
Estás leyendo: Pablo Brescia, editor de la realidad
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 18:26 Hoy

Pablo Brescia, editor de la realidad

El escritor argentino visitó Guadalajara para dar un taller y presentar su más reciente libro dentro del marco de la Cátedra Agustín Yáñez.

Publicidad
Publicidad

Pablo Brescia presentó ayer en el Edificio Arroniz de la Secretaría de Cultura el libro La derrota de lo real. El escritor vino a la ciudad también a impartir el curso Cuentistas clásicos, modernos y posmodernas dentro de la cátedra Agustín Yáñez.

La presentación corrió a cargo de los escritores Godofredo Olivares y Cecilia Eudave, quien comentó: "A nosotros nos gusta quebrar la realidad, partir la realidad, desbaratar la realidad y estamos conscientes de que la realidad son representaciones, enmascaramientos, focalizaciones, puntos de vista. Y eso es lo que ustedes van a encontrar en este libro, un mosaico inmenso de puntos de vista sobre lo que es la realidad".

De manera contraria a lo que el título pueda sugerir, Brescia no es enemigo de la realidad, "en cierto sentido no se puede sino recortar pedazos y armarlos. Y en ese recorte hay una profundización de ciertos aspectos que te interesan, así que sí, creo que me llevo bien con la realidad, no estoy peleado con ella, hay que hacerse amiga de ella. Es multidimensional, entonces, si te quedas en la superficie de los signos, lo que ves son las superficies de los signos y la idea es ir un poco más allá y ver qué hay debajo, porque eso también es una lectura y te puede sorprender". El libro consta de trece cuentos, distribuidos en tres secciones y un bonus track, en los que muestra la realidad de circunstancias de diversos personajes, desde plañideras, héroes modernos y "escritores idiotas".

El autor comentó que busca proponer realidades alternativas. "Lo que pasa con el arte, en relación con la realidad, es que, obviamente, siempre parte de ella, pero la realidad en su total dimensión es casi intolerable. El dolor es intolerable, hasta la belleza a máximo nivel es casi intolerable para los humanos, entonces, me parece que la literatura o, en este caso, lo que intenté hacer con el libro, es justamente un 'derrotarla' desde la ficción: acompañarla, preguntarla, indagar sobre ella, para, desde estos cuentos, hacerla más sobrellevadera, que el lector se pueda encontrar con historias que lo hagan sentir, que lo conmuevan, pero que también lo hagan reflexionar sobre lo que él mismo vive", explica sobre su libro. "No me interesa una literatura que sólo va a replicar la realidad, porque para eso está la realidad y para eso me quedo con ella, ni que te va a contar la historia o que lo que le interesa es avanzar la historia, entonces no hay un trabajo con el lenguaje. Un trabajo con diferentes perspectivas, ésa sería un poco mi propuesta: no avanzar por el sólo hecho de avanzar la historia, sino contar algo, demorarse, si es necesario, en detalles, en objetos, en personajes, para justamente dejar que el texto respire solo y no imponerle una receta".

Brescia se considera un estudioso del género: "lo enseño, lo trabajo críticamente, lo escribo", en sus propias palabras. En su taller trabajó textos de Edgar Allan Poe, Anton Chéjov, Borges y Cortázar, y cuatro escritoras latinoamericanas: Gio Rivero, boliviana; Rita Indiana, dominicana; Mariana Enríquez, argentina, y Cecilia Eudave, tapatía. Cree que el cuento vive su mejor momento desde hace 30 años. "Yo creo que las escritoras mujeres están, en este momento, en la vanguardia". El libro está en Casa Impronta, en Penitenciaría 414 a un costo de 220 pesos.

SRN

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.