El brasileño Carlos Prazeres debutará con la OSPIN

Bajo su batuta, la Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional interpretará obras de Mendelssohn y Tchaikovsky en el Centro Cultural Jaime Torres Bodet.
Carlos Prazeres es una de las más activas batutas de Brasil de su generación y un oboísta destacado.
Carlos Prazeres es una de las más activas batutas de Brasil de su generación y un oboísta destacado. (Especial)

Ciudad de México

Distinguidas personalidades de la composición, la dirección de orquesta y la interpretación del siglo XX se expresarán a través de la música en el próximo concierto de la Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional (OSIPN), llamado Ensueños invernales. El brasileño Carlos Prazeres hará su debut en México como director huésped y el violinista Adrián Justus fungirá como solista.

TE RECOMENDAMOS: La OJUEM de la UNAM regresa a sus clásicos

Para su segunda presentación en México, el sábado 29 de octubre a las 13:00 horas en el Centro Cultural Jaime Torres Bodet, Prazeres integrará un repertorio que incluye el Concierto para violín y cuerdas en re menor de Félix Mendelssohn, obra maestra raramente interpretada, y la Sinfonía No. 1 en sol menor, Op. 13, Ensueños invernales de Piotr I. Tchaikovsky.


Batuta prodigiosa

Carlos Prazeres es una de las más activas batutas de Brasil de su generación y un oboísta destacado. Actualmente está a cargo de la Orquesta Sinfónica de Bahía y es invitado principal de la Orquesta Petrobras Sinfónica de Río de Janeiro, fundada y dirigida por su padre, Armando Prazeres hasta 1999.

La pérdida de su progenitor lo afianzó en sus estudios de dirección. “Para mí el gusto por la música siempre fue algo mucho mayor que el gozo por un sólo un instrumento, me permitió expandir mi universo. Mi papá y yo tuvimos una conexión muy especial a través de la música, por lo que desde entonces estar al frente de una orquesta cobro una gran fuerza para mí”, expresó Prazeres.

“Para mí el gusto por la música siempre fue algo mucho mayor que el gozo por un sólo un instrumento, me permitió expandir mi universo"


Después de sus estudios de oboe en la UNI-Rio, se convirtió en alumno de dirección con Isaac Karabtchevsky. Participó en master classes con los maestros Moshe Atzmon, Roberto Duarte, Osvaldo Colarusso, Roberto Tibiriçá y aprendió también de Claudio Abbado.

Proveniente de una familia musical en la que su hermano Felipe es violinista, Prazeres ha compartido conciertos con artistas como Hélene Grimaud, Gil Shaham, Jean-Louis Steuerman, Ramón Vargas, Antonio Meneses, Rosana Lamosa, Ilya Kaler, Joao Bosco y Milton Nascimento. De igual forma con orquestas en Francia, Italia, Buenos Aires, Uruguay, Colombia y con diversas agrupaciones de su país natal.

Vivo y sentimental

Sobre las obras a interpretar con la OSIPN, el director huésped dijo que “se escuchará la vivacidad de Mendelssohn y la complejidad sentimental de Tchaikovsky. Son preludio de la gran genialidad desarrollada por sus creadores y su trascendencia en el futuro”.

El violinista Adrián Justus, uno de los ganadores del Concurso Internacional Henryk Szeryng y primer lugar en el Concurso Nacional de violín de la UNAM, ejecutará el Concierto para violín y cuerdas en Re menor de Mendelssohn, una obra poco interpretada por las agrupaciones sinfónicas.

Entre las múltiples distinciones que ha recibido Justus se encuentran la Beca Jempelis International y el Primer lugar en el Concurso de Artistas Internacionales de Nueva York. Ha sido distinguido, también, con la Medalla Mozart que otorga la Embajada de Austria en México y fue becario del FONCA.


ASS