El orden natural de las cosas en un museo ficticio

La exposición no se refiere a los artistas, sino a las inquietudes que éstos han querido transmitir a lo largo de su carrera, lo que permite que el espectador construya su historia teniendo como ...
Son ocho salas compuestas por más de 100 piezas de artistas nacionales e internacionales.
Son ocho salas compuestas por más de 100 piezas de artistas nacionales e internacionales. (Bernardo Moncada/Notimex)

El arte contemporáneo ha sido tema central en múltiples debates en cuanto al sentido de las obras y el empeño del artista por llevar lo convencional a un orbe cultural.

Por ello, la Fundación Jumex ha creado un museo ficticio con la exhibición El orden natural de las cosas, que, en un acto paradójico, sustenta e interroga el llamado régimen de clasificaciones.

“Aunque de cierta manera toma modelos y metodologías de museos de historia natural o de antropología, es una muestra conformada con piezas de arte contemporáneo de la Colección Jumex”, señala José Esparza Chong Cuy, curador asociado y uno de los organizadores.

Son ocho salas compuestas por más de 100 obras de artistas nacionales e internacionales, como Gabriel Orozco, Miguel Calderón, Eduardo Abaroa, Minerva Cuevas, Andy Warhol, Mike Kelley, Andrea Zittel, Laurie Simmons, Damien Hirst, entre otros.

Cada una aborda un orden distinto: de la historia natural, de la civilización, de la cultura material, de la gente y las emociones, de los bienes, flujos y redes, del capital, los sistemas y la información, del entorno construido y del ser social.

El orden natural de las cosas tiene su propio sistema de representación, ya que cada segmento crea un balance entre obras y textos adquiridos de diversas fuentes.

En cierto modo, constituye el orden de los órdenes, que se edifica como una compleja plataforma a partir de poéticos puntos de inflexión proporcionados por las obras y su manera de mostrar los conceptos de arte, museo y representación.

La inspiración para nombrar esta exposición surgió de la película Network, de 1976 (ganadora de cuatro premios de la Academia, incluyendo mejor guion); en su argumento habla sobre las noticias de televisión que subrayan las fuerzas que en la actualidad incurren acerca de los modos de representación del orden natural de las cosas del capitalismo remiso, que surge al trazar una línea evolutiva entre el hombre que hace (contraposición al Homo sapiens) y el hombre económico.

El museo ficticio tiene la visión de ser el punto de partida desde el cual la audiencia logra involucrarse con el mensaje que el artista ha plasmado en su obra, para así elaborar sus propias conclusiones sobre el comienzo y valor de cada una. La exposición no se refiere a los artistas, sino a las inquietudes que éstos han querido transmitir a lo largo de su carrera, lo que permite que el espectador construya su historia teniendo como base referencias literarias y mediáticas.

De igual manera, logra atrapar al público con la idea del museo y los mecanismos de su representación, además de ser una precisa aproximación a los aspectos clave del arte contemporáneo y el proceso curatorial de los próximos años.

Dicho acercamiento refleja el deseo de los artistas de buscar campos de acción que repercutan en el marco institucional-comercial y la historia del arte, donde se identifica la cultura, la información y la tecnología, así como la relación entre la vida y la muerte, como gestiones importantes en el contexto del arte.

“La muestra pretende marcar un punto de partida hacia temas de interés que deseamos explorar en el futuro como institución cultural, queremos demostrar lo diverso de la colección y cómo estas piezas pueden organizar distintos grupos de pensamiento. Creemos profundamente en la ruptura de los estándares de la historia del arte”, explica Esparza Chong Cuy.

Los responsables

La curadora en jefe y directora interina del Museo Jumex, Julieta González, fue una de las responsables de la organización jerárquica y la distribución de las obras expuestas; cuenta con una maestría en estudios culturales de Goldsmiths, fue Helena Rubinstein Curatorial Fellow en el Whitney Independent Study Program y estudió arquitectura en la Universidad Simón Bolívar, en Caracas, y en el Colegio de Arquitectura Paris-Villemin, en París.

Por su parte, José Esparza Chong Cuy trabaja en las artes a través de exposiciones, eventos y publicaciones. Ha colaborado en la Fundación Museo Jumex desde su inauguración. Anteriormente cursó la maestría en prácticas críticas, curatoriales y conceptuales en arquitectura en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Asimismo, un grupo de artistas fue invitado a dialogar con el propósito de crear el museo ficticio, entre ellos Melanie Gilligan, Coco Fusco y los colectivos Dexter Sinister y HCRH. La arquitectura de la muestra fue concebida por Pedro & Juana en diálogo cercano con Julieta González y Esparza Chong Cuy.

El orden natural de las cosas es una premisa de lo que el Museo Jumex realizará para sus próximas exposiciones. Un proyecto que permite presentar una cara distinta en su colección permanente, tratando de poner en claro los ideales que los artistas han tratado de plasmar.

Cumple así con su labor como promotor de un cambio en la forma de interactuar con la audiencia y en cómo ésta interviene por medio del planteamiento de un sistema que, además de característico, logra interpretarse por cualquier espectador, tenga o no un conocimiento previo de los artistas y las obras.

La Fundación Jumex Arte Contemporáneo se creó con la finalidad de promover la producción, la discusión y el conocimiento en torno al arte moderno, generando modos innovadores de fomento del arte y la cultura.

Lleva a cabo esta tarea a través de la Colección Jumex y el Museo Jumex, un lugar para la exposición y activación del arte; además difunde su misión mediante dos proyectos complementarios: Fomento, que se dedica a apoyar la producción de arte contemporáneo y proyectos independientes, y Educación, que está comprometida con la mejora de la capacidad de los visitantes para entender y apreciar el arte.

La exhibición concluye mañana, con un horario de 11:00 a 20:00 horas; entrada libre.