'Carmen' es amor a la vida y la libertad: Anita Rachvelishvili

El personaje de la ópera de Bizet es “una mujer con mucha pasión y sexualidad”, afirma la mezzosoprano en entrevista con MILENIO.
La producción es de Richard Eyre, director británico.
La producción es de Richard Eyre, director británico. (Cortesía Met de Nueva York )

México

Interpretar el personaje de Carmen en la ópera de Georges Bizet del mismo nombre es un reto tanto por sus dificultades vocales como por el esfuerzo físico, asegura la mezzosoprano Anita Rachvelishvili. "Cuando desempeñas este papel tienes que bailar, moverte mucho y cantar al mismo tiempo, lo que implica un gran trabajo", dice en entrevista telefónica con MILENIO.

La cantante georgiana desempeña el papel principal del montaje de Carmen del Met de Nueva York que se transmite hoy en directo en el Auditorio Nacional a las 11:00 horas. Carmen es un papel que le atrae "por su amor a la vida y a la libertad. Es alguien que hace todo con tal de defender su libertad, pues la ama incluso más que su vida, al grado que muere por ella. Es un personaje verdaderamente fuerte".

El personaje creado por Prosper Merimée en su novela Carmen, adaptado por Ludovic Halévy y Henri Meilhac en el libreto de la ópera de Bizet, es de una presencia notable en nuestros días, aunque se haya estrenado en 1852. "Siempre es interesante tener en el escenario una energía como la de Carmen, una mujer fuerte, con mucha pasión y mucha sexualidad. Cada vez que la interpreto trato de poner esa energía en mi cuerpo de acuerdo a como yo creo que ella es. Carmen siempre será un personaje muy fuerte, muy interesante, a lo que hay que agregar la grandiosidad de la música".

Muchas compañías han interpretado Carmen en estilos muy diversos. Para Rachvelishvili eso es bueno porque cada director y cada cantante tienen su propio estilo, su forma de darle vida a una de las obras más populares en la historia de la ópera. La puesta en escena del Met destaca por el trabajo de Richard Eyre, director británico de cintas como Iris y Escándalo. "Richard realmente ve el carácter y la personalidad de esta mujer —advierte la cantante—. En esta producción puso tanta sexualidad y pasión que es una Carmen excepcional e interesante".

Su dinámica atrapa lo mismo al espectador que a los protagonistas, asegura la mezzosoprano. "No puedes perder un momento la atención del escenario, ni siquiera un segundo, porque hay un gran despliegue de energía. Esto te hace sentir bien, sentir que estás en el lugar adecuado y olvidar todo lo que estabas haciendo antes de subir al escenario. Es una producción de Carmen muy especial, con mucha pasión y energía. Es una de las mejores producciones que he hecho en mi vida".

Rachvelishvili cuenta que la primera vez que hizo Carmen fue en la Scala de Milán en 2009, dirigida por Daniel Barenboim. "Apenas tenía 25 años, pero con el paso de los años, y a través de diferentes montajes, el papel de Carmen ha cambiado mucho. Ahora es diferente: es más mujer que antes. Hay más dramatismo en el papel, pero también en la voz porque es más oscura y más grande. También ha cambiado mi entendimiento del personaje, lo siento más cercano a mi propio carácter. Cinco años han significado un gran cambio vocal, físico y musical".