Embajada en Italia se queja por ópera que "caricaturiza" a México

La embajada de México en Italia protesta porque la ópera 'Carmen' estrenada en Roma “es una burda representación que mezcla la Virgen de Guadalupe con la Santa Muerte”.

Ciudad de México

La embajada de México en Italia expresó su indignación por lo que considera una “una visión caricaturesca” del país en la versión de la ópera Carmen, de la argentina Valentina Carrasco, que se estrenó ayer en Roma.

En un comunicado emitido por la Cancillería mexicana, la embajada se lamenta de que se presente una “burda representación” de México en la versión que se interpreta en las termas de Caracalla en Roma.

TE RECOMENDAMOS: Mentiras y teatro en la UNAM

“Al enterarse (...) de que se planeaba proyectar una imagen desfigurada de la Virgen de Guadalupe, ligándola al culto de la Santa Muerte, la embajada comunicó su extrañeza a la Superintendencia de la Fundación del Teatro de la Opera de Roma, la cual decidió modificar el retrato de esta figura central de México”.

La embajada comunicó esta opinión a la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, quien preside la Fundación del Teatro de la Opera; sin embargo, la productora "lejos de cumplir con las declaraciones sobre reproducir el contexto social” del país, se apoyó en “estereotipos que no representan ni a los mexicanos ni a su cultura”.

Valentina Carrasco afirmó el día antes del estreno que la “dualidad de caracteres” es “muy importante para el personaje de Carmen, que viene de un contexto muy marginal”.

Además, equiparó esta dualidad a la situación en la que se encuentra el pueblo latinoamericano en Estados Unidos, donde “los peores trabajos los hacen generalmente latinos sin papeles” a los que representarían los mexicanos de su obra.

LA TRAMA

La versión de Carrasco se desarrolla en un pueblecito en la frontera entre Estados Unidos y México que tiene como escenario del primer acto un muro que divide los dos países, en los que se reconoce el rostro sin facciones de Donald Trump.

TE RECOMENDAMOS: Artistas fallan en la promoción cultuiral

Durante la obra, Carmen es una cigarrera mexicana y don José, un militar estadunidense que huye con ella por pasajes desérticos ganándose la vida como contrabandistas, como sucede en la obra original de Prosper Mérimée.

A lo largo de los actos el escenario se transforma, además, en un prostíbulo, y por él desfilan carrozas con la virgen de Guadalupe, calaveras gigantes, una iglesia y una corrida de toros durante el acto final.


*Con información de EFE y Notimex

AG