Las obsesiones de Federico Campbell

El escritor tijuanense recibió un homenaje póstumo en su ciudad
Homenaje a Federico Campbell
(Cortesía)

Tijuana

La literatura ha enseñado a buscar, de una forma sutil, la vida en lo cotidiano. Lo periodístico es universal, y es que el periodismo es contar fielmente cómo viven y sienten las personas; sus obsesiones.

La viuda de Federico Campbell, Carmen Gaitán, emocionada, compartió con el público que asistió al primer homenaje póstumo del autor en su natal Tijuana.

"Una de las obsesiones de Federico fue siempre la familia; siempre se acordó de Tijuana, de sus sobrinos. No había día que no se acordara de su padre telegrafista, el cual trataba de buscar siempre en esa tierra enorme que era Sonora. Yo tuve la fortuna de vivir 28 años con él, y hablaba de Navojoa, y esa remembranza del olor a piloncillo y del olor al café en los mercados. No había día en que no quisiera que hubiera en la casa machaca y tortillas de harina para poder recordar esos momentos de la felicidad intensa que puede dar la niñez", expresó.

Se realizó un panel donde participaron su viuda; José Luis Martínez, periodista cultural y director del suplemento Laberinto de Milenio; Leobardo Sarabia, amigo y promotor cultural, y el periodista tijuanense Jaime Cháidez.

Una impecable lección de humildad mostró siempre Federico Campbell; siguió durante toda su vida el amor por el periodismo y la literatura.

"Quiero recordar más al amigo. Carlos Fuentes me dijo en alguna ocasión que la aspiración de todo autor era tener cuando menos un libro clásico. Federico Campbell lo tiene, 'Pretexta', que es un libro que ha sido leído. Federico Campbell destaca por muchas cosas, por la constancia y la disciplina. Acaba de publicarse una nueva edición de 'Padre y Memoria'. Creo que es un autor que seguiremos leyendo por mucho tiempo", expuso Martínez.

La realidad revela sus secretos cuando suspende su decurso habitual, es decir, cuando no se disfraza de sí misma, eso sucedió con la "tijuanización" de México.

"Recuerdo yo la polémica que se arma en torno de la 'tijuanización' del país; se refería a la estructura de la economía, a la feminización de la mano de obra, a un sistema muy complejo que él llamaba así, que se refería a términos muy favorables en donde lo que se expresa es la singularidad de Tijuana y su cultura", comentó Sarabia.

El homenaje a Campbell se realizó en el lugar donde el autor ofreció por última vez en vida una conferencia, el Centro Cultural Tijuana (Cecut), institución que próximamente le dará la bienvenida a la biblioteca del autor, la cual será donada a Tijuana.