• Regístrate
Estás leyendo: Obsesión
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 19:18 Hoy

Obsesión

Poesía

Publicidad
Publicidad

Lucía Rivadeneyra

Las pulsiones marinas y epidérmicas gravitan en este poema incluido en la plaquette De culpa y expiación, publicada bajo el sello de Parentalia

Se ahogaron los peces con el aire

y así te los comiste.

Juras que la serenidad del pan

y la pimienta blanca

fueron capaces de absorber la culpa.

Yo creo que fue el vino helado

y el intenso deseo que tenías

por dejar el mantel

y devorar mi cuerpo,

más salobre que nunca,

Obsesionado estabas por sentirte

como pez en el agua.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.