“Hoy y mañana estamos aquí, pasado mañana quien sabe”

Ioseb Gamilagdishvili nació en Tbilisi, Georgia y junto con su esposa la pianista Mariana Chabukiani, viajó a México. Actualmente, es oboe principal de la Camerata de Coahuila.
Ioseb Gamilagdishvili, oboe principal de la Camerata de Coahuila.
Ioseb Gamilagdishvili, oboe principal de la Camerata de Coahuila. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Ioseb Gamilagdishvili nació en Tbilisi, Georgia, antigua URSS. Estudió en su país  y por invitación de su prima violinista viajó a México acompañado de su esposa, la pianista Mariana Chabukiani.

Primero estuvo en la ciudad de México, luego casi cinco años, en Aguascalientes. Y por invitación de Ramón Shade, director artístico de la Camerata de Coahuila viajó a esta ciudad.

Su hijo Amiran nació en Torreón, dos meses después de que Ioseb, oboe principal de la Camerata y Mariana, pianista de la misma orquesta de Coahuila, llegaron a La Laguna.

 En cuanto a su profesión, expresó que la Camerata ha subido de nivel, tiene más integrantes y mucha gente talentosa que la hace una gran orquesta.

Durante su estancia en la región ha pertenecido a algunas agrupaciones que se desprenden de la Camerata y aprovecha la circunstancia de que hay pocos músicos que tocan el oboe, lo cual le ha facilitado desenvolverse en la ciudad a la que considera como amistosa y un sitio donde se puede hacer una vida profesional con proyección hacia el futuro.

Nostalgia

Refirió que hay nostalgia por Tbilisi, pero cada vez procura regresar menos: “es una tierra muy distinta en clima y vegetación, además la gente es diferente.

Pero hay cosas similares como el hecho de que las parejas jóvenes vivan con los papás de alguno de los dos esposos.

“Siempre había alguien más en casa porque no era tan fácil armar una vivienda desde el principio del matrimonio y la verdad estoy contento de que mi suegra viva con nosotros, comemos muy bien y ella es muy simpática”, indicó.

En tono de broma, Ioseb se despide diciendo que “hoy estamos aquí, mañana también, pero pasado mañana quien sabe”.