Lanza Roura un nuevo periódico: La digna metáfora

Convencido de que en este país se puede hacer el periodismo cultural digno, Roura convoca a este nuevo proyecto a las plumas comprometidas con el género.

Ciudad de México

Decidido a continuar con un proyecto de periodismo cultural que reconozca y difunda las ideas de numerosos artistas y creadores con cuya labor es fundamental para poder transformar la educación en este país, el editor Víctor Roura emprende otra aventura periodística, lanza el primer número del periódico catorcenal: La digna metáfora.

Convencido de que en este país se puede hacer el periodismo cultural digno, convoca a este nuevo proyecto a las plumas comprometidas con este género que a decir de los empresarios genera pocos recursos económicos.

Con una reproducción extraordinaria de una obra coleccionable del artista plástico Vicente Rojo, sale el primer número de La digna metáfora, elaborada en papel couché mate y a todo color, ya está a la venta en los puestos de periódicos a un precio de 25 pesos.

Pero este miércoles se llevará a cabo su presentación a las 18:00 horas en el auditorio Julián Carrillo de Radio UNAM (Adolfo Prieto 133, Del Valle Centro, Ciudad de México), por parte de Jorge Ayala Blanco, Fernando de Ita, Eduardo Monteverde, Humberto Musacchio y el propio Víctor Roura.

En pro de la dignidad

El periodista Víctor Roura, en entrevista con MILENIO dice que retoma el camino con esta nueva publicación cultural, con el apoyo del empresario Raymundo Tovar.

Explica que el título del periódico La digna metáfora, surgió luego de haber eliminado entre 15 o 20 títulos

"Yo quería que el nombre del periódico tuviera una palabra que hoy en día está muy descatalogada del ámbito del civismo y de la humanidad: la dignidad. En la actualidad, la dignidad parece no tener importancia en tantos sucesos de corrupción y de violencia que existen en el país, parece ser que un hombre digno no tiene la menor importancia sino lo que ocupa en el lugar de la dignidad es la riqueza y los prestigios, entonces yo deseaba que nuestro periódico tuviese esta palabra, la de dignidad para resarcirla, por lo menos periodísticamente", afirmó.

De cara a la realidad del país, donde "lo único que parece interesar en los medios masivos es la violencia y todas esas metáforas de agresión, pienso que La digna metáfora, es todo lo contrario, ya que la cultura es una digna metáfora para poder, por lo menos, transformar ideológicamente o periodísticamente los conceptos de la realidad. A mí me gusta mucho la metáfora, entonces encontré en estas dos palabras podríamos encontrar el nombre de nuestro periódico".

Roura se dice feliz porque después de toparse con falsas promesas y situaciones ambiguas y desfavorables para hacer periodismo se encontró con alguien de gran nobleza que confió en sus sueños.

"Nuestra intención es abordar todos los géneros y presentarlos en orden alfabético, comenzando con un amplio reportaje, luego artes plásticas, después cine, le sigue cultura popular, danza, literatura, música y teatro, en ese orden las páginas se irán leyendo.

Y trataremos de abordar todos los temas, los creadores fuera de la Ciudad de México, la cultura en el mundo, tratar de observar catorcenalmente lo que sucede en estos circuitos de la cultura en diferentes partes. En la Ciudad de México se hacen los grandes periódicos pero no atienden al pintor que vive en Guanajuato, en San Luis Potosí, no nos dicen qué está haciendo el poeta zacatecano, o el dramaturgo de Mérida, intentaremos abrir los ojos a todos estos creadores", comentó.

¿La publicación tiene el propósito de dar la voz a quienes no la tienen?

"Esa frase es básica, pero es un lugar común, y no me gusta decirla porque todo el mundo la dice sin practicarla, he escuchado decirla a intelectuales pero sólo reproducen su voz para poder producir su propio dinero. Pero sí nuestro propósito es tratar de levantar y difundir muchas voces, que a veces están ocultas, o por ahí sin ser tomadas en cuenta".

Al hacer periodismo cultural de manera seria, Roura ha dejado de lado los lugares comunes que este país causan un enorme perjuicio.

Por ejemplo, se dice que el padre del periodismo cultural es Fernando Benítez porque hizo el primer suplemento cultural en 1949, "sin embargo, no se menciona, porque los lugares comunes han dominado a este país, que lo hizo porque él era institucional, pero eso casi nadie lo dice, porque lo apoyaba la gente de la política, incluso el presidente Adolfo López Mateos le entregó en ese entonces, cientos de miles de pesos.

Es más hasta lo nombraban embajador para que se pudiera andar paseando".

El director de La digna metáfora, señala que Carlos Fuentes viajó por el mundo "no representando a México, sino a sí mismo, con dinero del erario.

Octavio Paz hizo lo mismo, cuando renunció después de los acontecimientos del 2 de octubre de 1968 en un acto noble porque fue el único que lo hizo, nadie explica que nunca dejó de cobrar en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Lo que quiero decir es que hay muchos lugares comunes en la cultura, y que la cúpula cultural tiene miedo de quebrantarlos y nosotros desde hace tiempo hemos trabajado el periodismo cultural de manera seria y no cupular, diciendo las cosas como son, y tratando de ser honestos y dignos con lo que estamos mirando y viviendo, tratando de decir las cosas que poca gente se atreve a decir.