Aparece el testamento literario de Carlos Fuentes

La vida y muerte de Carlos Pizarro, uno de los dirigentes de la guerrilla colombiana M19 convertido a la democracia, es el tema de la historia.
Silvia Lemus decidió que el manuscrito del escritor debía publicarse.
Silvia Lemus decidió que el manuscrito del escritor debía publicarse. (Octavio Hoyos)

México

Durante dos décadas Carlos Fuentes se dio a la tarea de recuperar la historia: no terminaba de convencerle del todo la estructura, pero sentía que la conclusión del libro se iba a dar cuando terminara el conflicto armado en Colombia.

La muerte lo sorprendió en esa espera; sin embargo, quedó en un gran avance de lo que ahora aparece como Aquiles o El guerrillero y el asesino, publicada de manera conjunta por Alfaguara y el Fondo de Cultura Económica (FCE), cuya edición estuvo a cargo de Julio Ortega.

Un capítulo del libro lo había adelantado Fuentes en 2004, en el Festival Internacional de Roma; incluso en 2007 leyó otro fragmento en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, pero no terminó del todo la escritura de la novela, que ahora aparece gracias a la autorización de Silvia Lemus y al esfuerzo de Ortega.

"Es el testamento literario de Carlos Fuentes, el gran narrador mexicano del siglo XX", destacó Ricardo Cayuela, director editorial de Penguin Random House México, quien añadió: "Como lector puedo decir que es un manuscrito completo y acabado, como lo dice Julio Ortega en el prólogo. Estamos ante una construcción estructural muy inteligente acerca de un personaje histórico en Colombia, fundador del M-19, quien sería asesinado cuando alcanzó la paz: un guerrillero que, mientras lo fue, vivió en paz, y cuando apostó por la paz y por las urnas fue asesinado".

Durante el lanzamiento oficial de la novela inédita de Fuentes, fallecido el 15 de mayo de 2012, el editor reconoció que fue Silvia Lemus quien decidió que el manuscrito debía publicarse, "lo que me parece es una decisión extraordinaria, porque es un libro muy potente, que te abre muchas puertas", agregó Cayuela.

El editor destacó también que "se está informando a los lectores cada una de las facetas del texto, dónde estaba, qué estaba trabajando Carlos Fuentes, en qué estatus estaba el libro.

"Probablemente el manuscrito hubiera seguido teniendo transformaciones. ¿Es interesante dar a conocer este manuscrito a los lectores como el legado de Carlos Fuentes? La respuesta es sí, aunque era importante decir el origen del manuscrito y su estatus, y eso está dicho por Julio Ortega".

Del fusil al voto

En Aquiles o El guerrillero y el asesino, Fuentes recuperaba un episodio traumático de la historia colombiana reciente: el asesinato de Carlos Pizarro, el 26 de abril de 1990, a manos de un sicario que le disparó a quemarropa en un vuelo entre Bogotá y Barranquilla.

Pizarro era el fundador y máximo dirigente del movimiento guerrillero M-19, y en el momento de su asesinato había intercambiado el fusil por los votos.

"El libro empieza y termina con el crimen de Pizarro, y en medio hay una reflexión literaria, pero también ensayística, sobre el origen de la violencia en Colombia: cómo nace el guerrillero, qué lo motiva a dejar la comodidad de su casa, cuál es la complicidad
de los liberales y los conservadores en el mundo colombiano, cómo nace un guerrillero, cómo nace un mafioso, cómo nacen las figuras arquetípicas de la violencia colombiana", enfatizó Cayuela.

Para José Carreño Carlón, la aparición de esta novela termina por refrendar la riqueza de su producción literaria y, en especial, "prolonga su vigencia como intelectual público.

"El resultado es una novela extraordinaria en estampas de la realidad y la historia colombianas, con tantos paralelismos y vasos comunicantes con las realidades de nuestros países".