Una novela puede servir para entender lo que está pasando

A través de un estafador de Wall Street, el escritor Jorge Volpi muestra los engaños que dieron origen a la gran recesión de 2008.
Realiza “un homenaje a la tradición cervantina”.
Realiza “un homenaje a la tradición cervantina”. (Octavio Hoyos)

México

Memorial del engaño (Alfaguara, 2013), de J. Volpi (Nueva York, 1953), reúne las memorias de uno de los genios criminales de Wall Street, acusado de defraudar a sus clientes por 15 mil millones de dólares durante la crisis de 2008.

La historia de tal personaje es la que nos presenta en su más reciente novela Jorge Volpi (Ciudad de México, 1968), quien ha ganado premios como el Bliblioteca Breve 1999, el Planeta-Casa de América 2012 y la Orden de las Artes y las Letras. En entrevista con MILENIO explica a su personaje y su truculenta historia.

El libro parece escrito por otra persona; en la carátula tiene el supuesto título original en inglés y hasta el nombre del traductor. ¿Por qué hacer creer que Memorial del engaño es de otro autor?

Es un libro sobre todo tipo de engaños: del financiero que llevó a la crisis económica en 2008; sobre la farsa de un grupo de espías comunistas que dieron lugar al capitalismo moderno en 1945; de los engaños entre la familia, entre las parejas, pero, sobre todo, entre padres en hijos en varias generaciones.

"Entonces el lector debía caer en uno más, como todos hemos caído en el engaño financiero que llevó a la crisis. Había que jugar con esta misma ambigüedad hacia el lector de tal manera que dudara si la novela la escribió J. Volpi. En el texto no hay ninguna señal de que no sea escrito por J. Volpi y se acompaña de imágenes, algunas de las cuales son ciertas, otra tal vez no.

"Por otro lado, no es algo novedoso. Es un homenaje a la tradición cervantina: en el prólogo de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, Cervantes dice claramente que es una traducción del árabe; entonces esta es una traducción del inglés".

¿Por qué le puso su inicial y su apellido al personaje principal y no otro nombre?

El personaje principal, que es el escritor, tiene el mismo nombre justo para crear una ambigüedad; si le hubiera puesto cualquier otro sería un seudónimo. En todo el libro está el juego entre qué es verdad y qué es ficción.

¿Cómo surgió la idea de escribir sobre este personaje de Wall Street?

La novela apareció al escuchar la historia de Bernard Madoff (presidente de una de las firmas de inversión más importantes en Wall Street, detenido por el FBI en 2008 acusado de fraude por 50 mil millones de dólares) y las de otros criminales financieros de esta época. Me pareció que este tipo de personaje podía ser el narrador y que desde dentro contara la historia, todo este alud de pequeñas causas y muchos engaños que dieron lugar a la burbuja económica de fines del siglo XX y principios del XXI, y finalmente a la gran recesión de 2008.

"Pero, al mismo tiempo, es una novela en búsqueda del padre de J. Volpi, Noah Volpi. Esta parte, que es de espías, es sobre Harry Dexter White, el fundador del Banco Monetario Internacional y su círculo de comunistas. Es una novela que tiene ficción e historia".

También tiene economía. ¿Por qué le llamó la atención este tema?

La economía, que parecía alejada de la gente común, está cada vez más cerca, como las crisis recurrentes en América Latina. Ahora todo el mundo habla de temas económicos que, al mismo tiempo, son cada vez menos comprensibles. Su lenguaje es más enrevesado, y se ha vuelto una disciplina que parece que fuera solo propiedad de los técnicos, pero es algo que influye directamente en nuestras vidas. Yo creo que una novela justamente puede servir para que entendamos mejor lo que realmente está pasando.

¿Cómo definió las características de J. Volpi, quien un hombre cínico y honesto, a pesar de ser un defraudador?

J. Volpi es un hombre muy sincero, aunque paradójicamente todo
el tiempo miente. El reto era que el personaje, quien es un villano en la historia, termine siendo atractivo para el lector y que pueda identificarse con él pese a ser, en el fondo, un personaje tan desagradable.

¿Qué le gusta más de J. Volpi?

Que es cínico, que puede hablar sin ningún tapujo, sin ningún empacho y, al mismo tiempo, se defiende y
acepta claramente que él es un criminal financiero. Pero los verdaderos criminales, en su opinión, somos nosotros, son los políticos, los reguladores y los que provocaron realmente esta catástrofe, ninguno de los
cuales está siendo perseguido (como él) o está en la cárcel.

Habla mucho de las dobles vidas en su novela...

Esta mezcla de realidades tan contrastantes que tiene J. Volpi al ser un hombre casado, con una relación fuera del matrimonio, que donaba dinero, pero también estafaba, es la ambigüedad de nuestra época. Es una novela sobre los dobles, sobre los gemelos, sobre las dobles vidas, sobre los secretos.