El noroeste apuesta por el cine

El recinto contará con una sala de cine con capacidad para 120 personas, salones de capacitación, guionismo y crítica; un centro de investigación, una mediateca y una librería especializada.
“Es una respuesta a las necesidades de profesionalización de los creadores sonorenses”: Poly Coronel.
“Es una respuesta a las necesidades de profesionalización de los creadores sonorenses”: Poly Coronel. (Conaculta)

México

Cuando se habla del cine en el norte del país, por lo general viene a la memoria Durango, un territorio que desde hace más de seis décadas se convirtió en el escenario ideal para infinidad de películas, tanto mexicanas como extranjeras.

Sin embargo, con el paso de los años el interés por el cine de calidad se extendió a lo largo y ancho del país, lo que ha generado la creación de cinetecas o de foros especiales para ese tipo de filmes: en Tijuana, por ejemplo, existe una cineteca, mientras en Mexicali se imparte una carrera vinculada con la cinematografía, en sus diferentes facetas.

Como una manera de cerrar el círculo, en el Instituto Sonorense de Cultura (ISC) se planteó aprovechar el momento cultural que se vive en el noroeste del país, en especial en lo referente al llamado séptimo arte, con el impulso al Centro de las Artes Cinematográficas del Noroeste, concebido como un proyecto que contribuirá a “escribir un nuevo capítulo en la historia de la región en cuanto al cine”, en palabras de la titular del Instituto, Poly Coronel Gándara.

“Empezamos a trabajar porque encontramos un nicho de jóvenes a quienes les interesaba toda esta actividad que aquí en Sonora no se había tocado como tal, hasta 2009, cuando entramos y tuvimos la oportunidad de canalizar recursos para actividades: primero pensamos en la formación de profesionales, trabajamos en el fomento a la producción cinematográfica y luego en la promoción del cine mundial de calidad.

“¿Cómo empezamos a trabajar en la formación?: comenzamos con unos diplomados de visiones en el desierto, en combinación con el Imcine, con gente de lo mejor del cine nacional; seguimos con la formación de un Fondo Estatal para la Producción, donde metíamos a concurso los guiones que habían salido del diplomado, y rápidamente los jóvenes cineastas sonorenses empezaron a adquirir premios en festivales nacionales e internacionales.”

En busca de públicos

De acuerdo con la directora del Instituto Sonorense de Cultura, se buscó desarrollar un proyecto integral, en el que además de la formación de profesionales se impulsará la creación de nuevos públicos, al grado de generar una red con más de 40 cineclubes en toda la entidad, donde se han desarrollado más de 230 funciones, para alrededor de 14 mil espectadores.

“Así surgió la necesidad de un Centro de las Artes Cinematográficas del Noroeste”, explica Poly Coronel, “un recinto que va a contar con una sala de cine con capacidad para 120 personas, salones de capacitación para ofrecer cursos de dirección, guionismo, crítica; un centro de investigación, una mediateca, una librería especializada, una fonoteca, áreas sociales.”

La intención es que el Centro de las Artes Cinematográficas del Noroeste sea un espacio para la formación de cineastas profesionales y la promoción del cine mundial de calidad, que al mismo tiempo contribuya a impulsar los esfuerzos realizados en materia de cine no solo en Sonora, sino además en Baja California y Baja California Sur, con una inversión superior a los 46 millones de pesos, gestionados por el ISC ante el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), a través del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (Paice), y la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados.

“Esta es una respuesta a las necesidades de profesionalización de los creadores sonorenses y de toda la región: un espacio para promover el cine de calidad, que lo demanda ya un público que hemos formado, y un espacio cultural en el que van a convivir muchas manifestaciones, no nada más el cine”, a decir de Poly Coronel.

Para la edificación del Centro de las Artes Cinematográficas del Noroeste se cuenta con un terreno superior a los mil 200 metros cuadrados; se prevé que los trabajos comiencen en octubre próximo para culminar en agosto de 2015.

La historia de un espacio

Uno de los principales objetivos del Instituto Sonorense de Cultura es el rescate del edificio en el cual se ubicará el centro, ubicado en la esquina de Doctor Pesqueira e Ignacio Comonfort, “un espacio que tiene significación arquitectónica para los hermosillenses, porque además vendrá a embellecer más el centro histórico, en palabras de Poly Coronel.

La vocación cultural del inmueble la adquiere a raíz de albergar las oficinas de Fonapas (Fondo Nacional para las Artes), en 1974, bajo la dirección de Santiago Paz; a finales de los 70 comenzó a albergar talleres y espectáculos artísticos. En 1982 se forma un cine club, dirigido por Mónica Luna

De 1992 a 1995, el edificio se entregó en comodato al grupo de teatro La Farándula, para luego ser ocupado por el Instituto Sonorense de la Juventud; en el 2013 pasó a ser propiedad del Instituto Sonorense de Cultura, para ser remodelado y convertirlo, a partir de agosto del 2015, en el Centro de las Artes Cinematográficas del Noroeste.