• Regístrate
Estás leyendo: “No entiendo el mundo sin literatura”: Clara Obligado
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 22:40 Hoy

“No entiendo el mundo sin literatura”: Clara Obligado

Es un volumen de cuentos, pero también podría leerse como una novela, siempre y cuando así la quiera construir el lector, explica.

Publicidad
Publicidad

Jesús Alejo Santiago

La escritora Clara Obligado entiende a la literatura de múltiples maneras: es una compañía, pero también una manera de entender al mundo; una oportunidad de experimentación y, al mismo tiempo, una forma de recrear a una realidad menos armónica de lo que se cree.

Entre todas esas herramientas, la autora nacida en Argentina pero exiliada en España desde 1976 reconoce vivir una etapa en la que se siente dueña de una estructura que le permite contar lo que quiere contar: un lugar intermedio, una escritura de frontera, una frontera expresada en el idioma y expresada en los géneros.

"Eso es lo que buscaba y estructuralmente era muy difícil de hacer, porque tampoco buscaba una literatura difícil de leer, yo quiero una literatura fácil de leer: no quiero hacer una literatura intelectual, cerrada, pero sí quiero que la persona que se acerque a un libro tenga toda la riqueza posible", explica la autora a propósito del lanzamiento del volumen La muerte juega a los dados (Páginas de espuma, 2015).

Se trata de una obra que refleja gran parte de sus intereses literarios: por un lado de géneros, con una novela en el estilo de Lo que el viento se llevó, novela policiaca, construida a través de cuentos con distintas metodologías, pero también de "cuentos marcadamente cuentos", publicados además de manera independiente, además.

"También tiene una ruptura en torno al castellano: se escribe en una lengua mestiza, aun cuando no estoy inventando la pólvora, sino que me parece que hay una corriente que tiene que ver con romper las formas para un mundo que está roto.

"No sé si tengo una búsqueda: mi forma de entender el mundo es la narración, la que me hacen los demás y la que yo estructuro. Y cuento para entender el mundo, esa es la base de mi literatura, pero no por eso te estoy dando una lección de nada, estoy intentando entender y te pido que me acompañes en eso", explica Clara Obligado.

El cuento

La muerte juega a los dados es un volumen de cuentos, pero también podría leerse como una novela, siempre y cuando así la quiera construir el lector, porque al final la historia se define a partir de los pequeños datos que ofrece la autora a lo largo de los relatos, algunos publicados en otros momentos.

"No entiendo el mundo sin literatura, sobre todo sin el cuento y sin la poesía; las novelas falsean un poco la realidad, porque la vida no es tan orgánica, pero me parece que los pequeños cuentos, las historias, lo que me dicen se refiere a lo que acabamos de hablar: estamos contando permanentemente, el ser humano no puede vivir sin contar. Mientras sea así, la literatura está viva".

Convencida de que el cuento es la mejor plataforma para formar un lector —y si es un microrrelato mejor todavía—, Clara Obligado reconoce que una de las primeras características que encuentra en el género es un espacio menos comercial, definido por una literatura muy facilona.

"Un libro que vende mucho en un país donde se lee poco, me hace pensar que no es un libro que se haya trabajado demasiado, porque una obra compleja pide lectores más formados. A mí cuando me dicen 'es que fulanito vendió 300 mil ejemplares' y, al mismo tiempo me dicen que en España hay tres mil lectores, la cuenta no me funciona".

Pero en especial, el cuento se convierte en un laboratorio más interesante tanto para el creador, como para el lector: "vivimos en un mundo lleno de ruido, los medios, la gente, los discursos, los políticos... necesitamos un poco de silencio y el cuento lo pide: entre cuento y cuento debes callarte la boca y pensar, por lo que me parece un buen ejercicio", de acuerdo con la escritora.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.