“Los niños deben voltear a ver el cielo”

Contaminación lumínica, un tema preocupante.

Zuazua

Voltear al cielo para reconocer las estrellas. Un hábito que generó toda una serie de descubrimientos poco a poco se pierde, de forma especial en los niños.

Conocer aspectos básicos de orientación y despertar la capacidad imaginativa son algunos de los beneficios que conllevan conocer y apreciar la bóveda celeste.

Sandra Ayala Gómez, investigadora y docente en la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la UANL, explicó que gracias a internet se puede tener un acercamiento al conocimiento de los astros, en lenguajes adecuados tanto para niños y jóvenes.

La astrónoma destacó que el hábito de "voltear a ver el cielo" se está perdiendo en los niños, en gran parte por la contaminación lumínica que generan las ciudades que no permiten apreciar con mayor definición las estrellas y los planetas.

"Es muy importante que los niños empiecen a conocer y ver al cielo, algo que se está perdiendo. Al estar en ciudades las luces nos están contaminando el cielo, es un tema por el cual hay preocupación en todo el mundo, pero ya no conocen el cielo", indicó Ayala Gómez.

A pesar del contenido que hay en internet sobre la apreciación de la bóveda celeste, mucho de éste se genera en inglés u otros idiomas lo cual podría complicar su entendimiento.

No obstante, hay esfuerzos en México para trasladar esta información al español. Un esfuerzo del astrónomo Pedro Valdez, catedrático en la Universidad de Monterrey, incluso, llega al nivel de nombrar y ubicar las constelaciones que la cultura maya o mexica tenían.

Aprender a imaginar

Levantar la mirada a las estrellas y alejarnos un poco de los dispositivos móviles tiene sus ventajas. Contar con un sentido de orientación, reconocer el cambio en las estaciones del año y desarrollar la capacidad imaginativa, son algunos de estos beneficios.

"La orientación es básica pero voltear y ver las estrellas nos invita a preguntarnos qué hay más allá.

"Que si yo observo el cielo me pregunto qué podría saber, por ejemplo el por qué las estrellas tienen colores (...) digamos mover la imaginación y pensar lo grande que es el universo", apuntó la astrónoma.

En la actualidad el campo científico se enfoca a la búsqueda de los exoplanetas, es decir, aquellos que se ubican más allá de nuestro sistema solar. Se han descubierto más de tres mil planetas.

Sin embargo, la luz que se emite por las noches en la ciudad es el principal inconveniente para apreciar a toda su magnitud lo que ofrece el cielo nocturno.

"Es un problema que nos preocupa, a nivel global", agregó Ayala Gómez.