NASA da contrato para desarrollar un avión supersónico

El reto de la firma ganadora será reducir el ruido cuando se supera la barrera del sonido.
El "X-Plane" experimental debe fabricarse a finales de 2021.
El "X-Plane" experimental debe fabricarse a finales de 2021. (AFP)

México

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) anunció ayer que otorgó un contrato para el diseño, construcción y prueba de un avión que reduzca el ruido de la “explosión sónica” que se produce al romper la barrera del sonido, de forma que permita vuelos supersónicos sobre tierra y abra el mercado a viajes aéreos a velocidades superiores.

La NASA informó este martes en una rueda de prensa en Washington que la compañía Lockheed Martin fue seleccionada para el contrato de demostración de vuelo de “boom-bajo”, valorado en 247.5 millones de dólares.

La investigación de Lockheed Martin se enfocará en reducir el ruido de un boom sónico (de ahí el nombre de “boom bajo”), permitiendo que el avión vuele silenciosamente sobre la tierra.

Bajo este contrato, Lockheed Martin completará el diseño y la fabricación de un avión experimental, conocido como X-plane para finales del año 2021, que navegará a más de 18 mil  metros de altura y a una velocidad de alrededor de mil 500 kilómetros por hora, pero que producirá a su paso un sonido tan fuerte como el cierre de una puerta de un automóvil —75 decibelios—, en lugar de la estampida sónica propia de aviones que vuelan por encima de la velocidad del sonido.

El estruendo de la “explosión sónica” ha sido uno de los grandes frenos para el desarrollo de aviones supersónicos de uso comercial.

El Concorde, el único avión supersónico comercial que ha existido hasta la fecha, estaba limitado a alcanzar velocidades supersónicas solo cuando se encontraba sobre el mar, lo que impidió en mucho su desempeño.

La NASA indicó que una vez que sea construido el avión bajo las condiciones especificadas en el contrato, a partir de mediados de 2022, la agencia volará el avión sobre ciudades estadunidenses selectas y recopilará datos sobre las respuestas de la comunidad a los vuelos.

Este conjunto de datos se proporcionará a los reguladores estadunidenses e internacionales para su uso en la consideración de nuevas reglas basadas en el sonido sobre vuelo supersónico sobre tierra, lo que podría permitir nuevos mercados comerciales de carga y pasajeros en viajes aéreos por encima de la velocidad del sonido.

El anuncio de la NASA se da poco de un mes después de que China anunciara que desarrolla un avión hipersónico, bautizado como I-plane, el cual podrá viajar a una velocidad superior a 6 mil kilómetros por hora, además de transportar docenas de personas o toneladas de cargamento y conectar Pekín, la capital china, y Nueva York, Estados Unidos, en solo dos horas.