La música clásica, con 500 años de retraso en México

José Guadalupe Flores, director titular de la Orquesta Filarmónica de Querétaro, aseguró que cuando un joven encuentra su vocación, por lo menos tiene un atraso de 10 años en su desarrollo.
En México, existe un retraso de 500 años en la música clásica.
En México, existe un retraso de 500 años en la música clásica. (Lilia Ovalle)

Torreón, Coahuila

Cuando un joven encuentra que su vocación de vida es la música, por lo regular se considera que lleva al menos 10 años de retraso en cuanto al desarrollo de sus habilidades de comprensión y de interpretación, debido a que las capacidades físicas e intelectuales cambian.

"La música es una carrera muy fácil de llevar y en cuanto los jóvenes empiezan a medio tocar se van al 'hueso'".

En México, la cultura de la música lleva 500 años de desventaja, si pensamos en la educación europea, pero el joven también podrá encontrarse con el "dinero fácil" que se obtiene de tocar en fiestas, cafés y bares, lo que poco a poco lo llevarán a alejarse de la música clásica.

José Guadalupe Flores, director titular de la Orquesta Filarmónica de Querétaro, explicó en entrevista para Milenio, que el mantener una orquesta, al igual que un conservatorio, es caro.

Y si la sociedad no apoya, será difícil que gobiernos y universidades los mantengan aún pensando en que son vehículos de educación.

"Si la gente viene suceden dos cosas, primero el músico toca mejor porque tiene un recipiente a donde vaya dirigido todo su trabajo. Y luego si vienen y pagan una entrada, habrá un poquito de dinero para solventar algunos gastos".

Consciente del temor que puede entrañar la música clásica, el director apuntó que ésta lleva un mensaje directo al espíritu.

"En todo el país hay problemas y a lo mejor podemos hablar del mundo, claro hay lugares donde tienen 500 años de ventaja cultural y aquí en el país, de repente hay lugares donde la gente no quiere aceptar que esta es una opción de música que ayuda mucho a la cultura en general del individuo".

"Los padres deberían de buscar que los niños aprovechen esto porque serán mejores ciudadanos después".

Consciente de que la buena música y un buen libro amplían la perspectiva ciudadana, no obstante acotó que en el caso de los presidentes incultos se les aplica una frase popular.

"Mire, es como los changos viejos que ya no aprenden nuevas maromas, a ellos ya si no les gustó, no les gustó y es por demás tratar de que a los políticos les convenza la cultura".

"Hay quienes ya son cultos de por sí y el trato es fácil, pero hay otros que dedican su vida completa a la política y también debería ser pensada como cultura y vérsele como parte de su obligación".

Dijo que el gusto puede relegar buenas opciones pero la obligatoriedad al respecto debería considerar el colocara a personas que sepan de arte y que estén al pendiente de las comisiones.

Y si la sociedad no apoya, será difícil que gobiernos y universidades los mantengan aún pensando en que son vehículos de educación.

"La música es una carrera muy fácil de llevar y en cuanto los jóvenes empiezan a medio tocar se van al 'hueso', o tocan misas, o tocan en bailes, en restaurantes y la carrera se acaba, en cuanto empiezan a ganar dinero se acabó el oficio y no sucede así en Europa".

José Guadalupe Flores acotó que una de las rutas que queda por explorar, es la instrucción musical en el niño a través de la educación formal, porque en México los interesados llegan a ella a los 17 años perdiendo cuando menos 10 años de habilidades.

"También son cuestiones físicas, deben aprender desde muy pequeños. A los 18 años cuesta más trabajo, tienen complicaciones de adolescentes o se quieren casar y comienzan los problemas de familia y se acabó la carrera".

"Debería de haber, bah, hay tantísimas cosas que deberían haber, apoyos para que los muchachos estudiaran y no necesariamente con pago, si tuvieran educación en las escuelas primarias y secundarias con cultura, sería maravilloso, pero no hay".

JFR