• Regístrate
Estás leyendo: La música, modelo para unir a la gente: Bill Frisell
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 19:49 Hoy

La música, modelo para unir a la gente: Bill Frisell

El guitarrista estadunidense, quien deplora la elección de Donald Trump como presidente de su país, dice que “en música existe la palabra armonía”.

Publicidad
Publicidad

Xavier Quirarte

Sueño es una palabra recurrente en el discurso de Bill Frisell, igual que en las atmósferas de buena parte de su música, aunque, a partir del 20 de enero, podría hablarse del inicio de una pesadilla. Al comentar la toma de posesión de Donald Trump como presidente de su país, el guitarrista estadunidense declara: “Supongo que tenemos miedo, no es algo bueno. La música, por el contrario, es un modelo de cómo la gente puede estar unida. Para mí eso siempre ha sido la música”.

El guitarrista se presentará el lunes 6 de febrero a las 20:30 en el Teatro Degollado de Guadalajara en ocasión del 27 aniversario del programa de radio Sólo Jazz, que conduce Sara Valenzuela. Al día siguiente hará actividades académicas en el Teatro Vivian Blumenthal, en las que participarán los integrantes de su trío.

La música siempre ha sido parte de la existencia de Frisell, dice en entrevista con MILENIO. Entre risas asegura: “¡Es lo único que sé hacer! La música es lo único que tiene sentido en mi vida. Realmente me siento muy afortunado de ir a México a tocar. La música no resuelve los problemas, pero, al menos, te da una imagen de ciertas posibilidades de que la gente puede estar unida. Por algo en música existe la palabra armonía”.

Frisell indica que le resulta difícil hablar de lo que está pasando en su país, porque “no parece sentirse mucha armonía. Eso no es armonía, pero la música sí tiene armonía, lo que te demuestra que existe un camino”.

Guitarrista de larga trayectoria que ha participado en diversos proyectos, desde propuestas muy experimentales hasta el redescubrimiento de sus raíces, pasando por el rock, la música de cine y diversos géneros, Frisell indica que no hubo un músico específico que lo llevara a escoger su instrumento: “Cuando era muy joven veía la televisión y mi interés nació de ver a quienes tocaban la guitarra. Son muchos los músicos que me han inspirado”.

Con una carrera de más de 50 años, afirma que su estilo es “una suma de todo lo que he amado a lo largo de mi vida. Hay gente que pone categorías en la música, como jazz, rock, country, clásico o lo que sea, pero pienso que no hay una razón para que todas estas cosas estén separadas. Cuando toco espero que lo que me llegue a la imaginación surja en mi música de alguna forma”.

Su disco más reciente, When You Wish Upon a Star (Okeh/Sony Music Masterworks, 2016), está dedicado temas de cine y televisión, como “The Godfather”, “You Only Live Twice”, “Psycho”, “Bonanza” y “Moon River”.

Adelanta que su presentación con Tony Scherr en el bajo y Kenny Wollesen en la batería, será algo más espontáneo: “Hemos tocado juntos durante cerca de 20 años, así que no tenemos realmente un plan cuando nos juntamos a tocar. Tal vez hagamos algunas piezas de ese álbum y luego podríamos ir a cualquier parte, depende de lo que estemos sintiendo en el momento. Es sorprendente tocar en una situación libre en trío con estos cuates, porque todo depende de lo que estemos sintiendo, realmente podríamos elegir tocar cualquier cosa”.

Al haber grabado discos muy experimentales y otros anclados en la tradición, uno diría que Frisell está entre los extremos. Pero asegura que no es así: “Yo no siento que haya una diferencia. Cuando voy de una cosa a otra utilizo los mismos instintos, sigo siendo yo, pienso de la misma manera. Algunas veces cambio el ambiente en el que estoy, pero lo que hago no cambia mucho. Mi propia forma de pensar es muy simple: se trata de escuchar y encontrar las notas justas. Supongo”, dice entre risas.

EL DIDÁCTICO ARTE DE LAS COLABORACIONES

Larga es la lista de colaboraciones de Bill Frisell, que van desde Paul Motian a Don Byron, pasando por Jack DeJohnette, Paul Simon, Paul Bley, Allen Ginsberg y muchísimos más. Esta forma de trabajo, dice el guitarrista, “es sorprendente. Así fue como aprendí: tocar con alguien más, ya sea con una persona que nunca haya conocido, o con alguien con quien haya tocado desde hace mucho, es mi escuela porque aprendo mucho. Aprendí más de esta manera que de los libros o de escuchar discos. Simplemente aprendes más rápido al tocar con otra persona”.

Al preguntarle específicamente sobre sus colaboraciones con Charles Lloyd, Allen Toussaint y John Zorn, ríe y comenta: “A veces me pregunto: ¿cómo sucedió eso? Algunas veces pienso que estoy soñando. Uno de los primeros conciertos a los que asistí en la secundaria, en 1969, fue a ver a Lloyd. Y después, tocar con él es algo que ni siquiera me imaginaba. Con Zorn he tocado durante más de 30 años en diferentes proyectos, y tener la oportunidad de tocar con Allan Toussaint es algo que ni siquiera puedo creer. ¡Debo estar soñando!”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.