La música, elemento de superación: Fernando Lozano

“Todos los que sabemos algo tenemos la obligación de enseñar a los que no saben nada o saben poco”, dice en entrevista a MILENIO el director de orquesta.
Al frente de la Orquesta Filarmónica 5 de Mayo en el Palacio de Bellas Artes.
Al frente de la Orquesta Filarmónica 5 de Mayo en el Palacio de Bellas Artes. (Cortesía Secretaría de Cultura)

México

El director Fernando Lozano ha sido un gran promotor de la formación de orquestas en México. Por ello, el actual conductor de la Orquesta Filarmónica 5 de Mayo recibirá el Reconocimiento al Mérito Artístico y Académico en el Festival Internacional Alfonso Ortiz Tirado (FAOT) hoy en Álamos, Sonora.

Fundador en 1978 de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México y quien en 1987 dirigió el Programa Nacional de Orquestas y Coros Juveniles —que contribuyó a la formación de muchos músicos jóvenes en todo el país—, Lozano afirma mostrarse sorprendido por el reconocimiento que se le otorgará en el FAOT, y comenta: “Soy gran admirador de Alfonso Ortiz Tirado, uno de los grandes cantantes que materializó los triunfos de la música mexicana. Acepto el premio con mucho gusto y me estimula para trabajar más”, dice en entrevista con MILENIO.

Nacido en abril de 1940, Lozano se recuerda siempre rodeado de música, pues desde niño en su casa escuchaba mucho a sus padres, quienes cantaban y tocaban la guitarra. “Luego, a los 12 o 13 años, ingresé al Conservatorio Nacional de Música y no me he vuelto a separar de la música para nada. Creo en ella como un elemento de superación para el ser humano. No solo me he dedicado a dirigir, sino también a formar orquestas, a formar gente”.

También se ha dedicado a la docencia porque considera que “todos los que sabemos algo tenemos la obligación de enseñar a los que no saben nada o saben poco. Esta semana empezamos en Puebla un curso de formación de orquesta para jóvenes directores con la Filarmónica 5 de Mayo y la Universidad de las Américas”.

También es un convencido impulsor de la formación musical de los niños: “Por eso durante 11 años me dediqué a formar orquestas juveniles en todo el país: trabajamos tanto que logramos crear 111 agrupaciones. Eso hace que los siete mil u ocho mil niños que formaban parte de ellas no fueran delincuentes sino gente sensible, de bien, trabajadora. Por eso creo mucho en la música: es un elemento de comunicación”.

Entre sus influencias el conductor recuerda sobre todo a “Francisco Savín, quien fue mi primer maestro, un gran director de orquesta, y a Luis Herrera de la Fuente, que fue director de la Orquesta Sinfónica Nacional durante 20 años. Luego en París tuve a Robert Blot y a Pierre Dervaux; en Siena, Italia, a Franco Ferrara, y en Ámsterdam a Jean Fourner. A todos ellos los recuerdo con gran cariño porque me tuvieron paciencia y me dieron alas para volar. Pero yo sigo aprendiendo: todos los días estudio y me ocupo de la música”.

Los años que estudió con Nadia Boulanger en París también fueron para él muy importantes: “Fue una superseñora que me dio clases cuatro años y me enseñó muchas cosas, no solo sobre la música en sí sino sobre la vida, sobre el comportamiento humano. Una gran señora a la que le agradezco todo lo que aprendí al asistir a sus clases todos los martes y miércoles durante cuatro años”.

Ganador de premios como el Georges Auric, que otorga la Academia del Disco Francés, y el Orfeo de Oro Michel Garcin, de la Academia Francesa del Disco Lírico, en 1981 y 1996, respectivamente, Lozano afirma: “La música es mi única razón de vivir. Esto no significa que no me interesan mi familia y mis parientes, claro que sí, pero en ese aspecto abstracto de la vida, la música para mí es importantísima”.

OAXACA MERECE TENER UNA BUENA SINFÓNICA

Para Fernando Lozano, la noticia de que la Orquesta Sinfónica de Oaxaca será reducida a 29 músicos debido a recortes presupuestales “es un suceso lamentable. De un brochazo la desarmaron. ¿Qué van a hacer con esta orquesta que costó tanto trabajo armar? Aunque no soy oaxaqueño, me interesa esta orquesta”.

Lozano dice que podría ser parte de un proceso para mejorar a la agrupación más adelante, “pero no parece ser el caso. ¡A una orquesta de 70 músicos la convirtieron en una de 29! Eso es muy grave, sobre todo en Oaxaca, un pueblo particularmente musical. He trabajado muchos con ellos: tienen muchas bandas y orquestas. Merecen tener una muy buena orquesta y pueden tenerla”.

Aunque afirma que México tiene actualmente una buena situación en cuanto a conductores de orquesta, lamenta el hecho de que la Filarmónica de la UNAM cuente con directores extranjeros: “Son buenos, ni duda cabe, pero ¿en 20 años no han podido encontrar un director mexicano? Parece ser que no. Por lo demás los directores tienen trabajo y las orquestas están creciendo”.