La música divina

El vocabulario del baterista pionero del jazz en México no registra la palabra retiro: así como no para de hablar, tampoco deja de tocar y grabar.
Tino Contreras, hoy en la Fonoteca.
Tino Contreras, hoy en la Fonoteca. (Xavier Quirarte)

México

Con gesto jovial, Tino Contreras dice: “Estás con un chavo de 90 años”. “Noventa y uno”, replico. “¡Bueno, voy a cumplir 92, pero en abril del año que entra!”, indica con una carcajada. El vocabulario del baterista pionero del jazz en México no registra la palabra retiro: así como no para de hablar, tampoco deja de tocar y grabar. Mañana a las 19:30 horas presentará en la Fonoteca Nacional su disco más reciente: Blues & Jazz Standards con el grupo de su hijo Valentino Contreras, Jackie & the Bourbons.

Además de temas intemporales, como “It Had to Be You”, “The Shadow of Your Smile”, “Autumn Leaves”, “When the Saints Go Marching In”, “Bye, Bye Blackbird” y un popurrí con “My Way” y “Yesterday” de los Beatles, incluye una pieza original “B. B. O. Blues”. En el álbum participan Valentino en el bajo, el pianista César Rojas, el guitarrista Marco Gallegos y los bateristas Eduardo Flores, Francisco Pesado y Juan Tejeda, así como la cantante Fabiola Ruano.

Tino destaca el trabajo de Fabiola, “una de las cantantes más afinadas que conozco, con mucho swing. Cuando grabamos ‘Blue Moon’ se me saltaron las lágrimas porque recordé que una vez me expulsaron de la escuela por estar tocando esta pieza en el piano. También me conmovió mucho ‘The Nearness of You’ y me divertí mucho con ‘Tea for Two’, a quien se la escuché en una versión muy alegre a Joe Carroll.”

Si incluyó “Mi Way” fue porque le tuvo mucho afecto al cantante Frank Sinatra, quien hizo famosa la canción francesa para la que Paul Anka escribió la letra en inglés. Tino recuerda que “cuando tenía un club en Acapulco, El Rebozo, llegó Sinatra con Mia Farrow en tres ocasiones. Su representante me decía: ‘Frank quiere que toques el tema de El hombre del brazo de oro, porque se acuerda mucho de la película’. Y  yo lo tocaba”.

Durante la grabación, realizada por invitación de Lucy y Marco Gallegos, Tino recordaba a su padre Miguel Contreras, director de la Orquesta OK que tocaba jazz en Ciudad Juárez. “Yo veía tocar a mi papá temas como ‘All of Me’ y otros que se siguen escuchando. Estamos hablando de esta música divina que fue una gran motivación para mí. También estuve recordando las bandas de Glenn Miller, Harry James, Tommy Dorsey y Gene Krupa. Fue una experiencia muy hermosa”.

Tino Contreras afirma que se trata de su disco número 50, aunque desafortunadamente la mayoría están fuera de circulación. Alguien debería tener la iniciativa de recuperar estos materiales, fundamentales para la historia del jazz nacional, así como editar la biografía que escribió su esposa Mónica. Por lo pronto el material está disponible en la Fonoteca Nacional.