Abren viaje iniciático en el Museo Espacio

Con videoarte, escultura, arte objeto e instalación ocho artistas aportan sus visiones del trayecto de los wirrárikas hacia su territorio sagrado.
Los artistas contemporáneos se inspiraron en el camino del pensamiento que significa el peyote.
Los artistas contemporáneos se inspiraron en el camino del pensamiento que significa el peyote. (Jorge Vargas)

Aguascalientes

En enero de este año fue inaugurado en Aguascalientes el Museo Espacio, lugar tuvo como primera exposición el trabajo del artista griego Jannis Kounellis; en julio, Daniel Buren se convirtió en el segundo artista en exponer en el recinto cultural al encargarse de realizar una obra in situ.

La noche del pasado jueves fue inaugurada la exposición Wirikuta (Mexican Time Slip), que es la tercera muestra que ocupa las salas del recinto. A través de las visiones de ocho artistas internacionales, expresadas mediante la instalación, el videoarte, la escultura y el arte objeto, es difundida entre el público la interpretación del paisaje tradicional con elementos culturales modernos.

El significado de “Wirikuta” proviene de la comunidad huichol (los wirrárika), y hace referencia al territorio sagrado donde el mundo se ha creado y que es destino de un viaje iniciático que implica el consumo del peyote, un acto tradicional de dicha comunidad indígena. Justamente ese trayecto de iniciación al sitio sagrado de la cultura wirrárika es el elemento que fue tomado por los artistas para construir alusiones y modos de acercamiento con el lugar.

En cuanto a Mexican Time Slip, subtítulo de la exposición, se explicó que hace alusión a la novela de Philip K. Dick Martian Time Slip, en la que el autor plantea la posibilidad de mundos paralelos.

“Era importante construir una exposición contemporánea, con artistas de hoy. Lo primordial era la estructura del ritual iniciático, el camino de pensamiento que significa el peyote”, dijo el curador Nicolas Bourriaud.

Con una visión sobre la posibilidad de mundos paralelos, artistas como Carsten Höller, Pascale Marthine Tayou, Peter Buggenhout, Pamela Rosenkranz, Marlie Mul, Bosco Sodi, Philippe Parreno y Laure Prouvost exhiben sus piezas hasta el 30 de abril de 2017. Esta exposición nos muestra ese entorno paralelo en el que se pueden observar hongos gigantes o una enorme pila de arena.

Procedente de la comunidad huichol de San Andrés Cohamiata, Armando de la Cruz llegó al acto de inauguración de la exposición. En el museo comentó que la ceremonia de Wirikuta, en San Luis Potosí “no es un juego y se debe de respetar nuestra cultura. Hay que conservar la cultura de todo México”. Agregó que “nuestra caminata ya no se respeta; el gobierno nos revisa para que no llevemos peyote, pero nosotros no estamos jugando” ya que, enfatizó, se trata de un viaje espiritual.

Comprensión

Bourriaud aseguró que por la existencia de libros y obras sobre el tema fue que comenzó la exposición, ya que “primero se tuvo una idea general de la exposición como paisaje desértico; después se buscaron artistas que respondieran a esta idea; quería algo como una montaña, por ejemplo. Después de cruzar esas líneas de intervención encontré a los artistas”, y con la mayoría ya había trabajado, comentó.

“La exposición se puede leer con distintos niveles de comprensión. Quería hacer una muestra que la gente que no conoce pudiera entender y sacar cosas importantes de la exposición, que se pudiera disfrutar en los diferentes estratos”, añadió el curador.

Bourriaud comentó que está en conversaciones para llevar Wirikuta a la CdMx, aunque todavía no hay nada en concreto.

Durante el recorrido por la muestra, Sylvia Navarrete, directora del Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México, dijo que esta muestra nos permitirá reflexionar sobre los pueblos indígenas.

El gobernador de Aguascalientes, Carlos Lozano, resaltó la importancia de dar a la población acceso a la cultura, además de impulsar la reflexión estética acerca de las culturas originarias.