El Musas, en pos de la vanguardia artística

El Museo de Arte de Sonora ya dio sus primeros pasos para generar y consolidar su propio acervo, con la generosidad de los artistas y el mecenazgo de coleccionistas.

México

El Museo de Arte de Sonora (Musas), en Hermosillo, es uno de los recintos culturales más importantes del noroeste del país desde su inauguración en 2009, lo que le ha permitido iniciar su colección de arte, dice su director, Rubén Matiella Villaescusa.

“Nuestro proyecto estrella es la creación del acervo artístico del Musas. Esta iniciativa la emprendimos el año pasado y ya logramos mostrar las primeras obras de lo que es y será nuestra gran colección permanente. Ahora presentamos una exposición con esas obra en el museo como reflejo del trabajo realizado para impulsar a los artistas sonorenses”.

El promotor cultural y empresario sonorense, nombrado en 2006 presidente de la asociación nacional, capítulo Sonora, Adopta una Obra de Arte, indicó que el Musas se ha propuesto interactuar con el centro del país e impulsar la creación artística en la región.

“En el Musas se ha generado creación artística importante; podemos mencionar muchos nombres, como el de Miguel Fernández de Castro, que está representado en este acervo gracias a un coleccionista sonorense que nos ha echado la mano durante años: Manlio Fabio Beltrones, quien, además de otras piezas, nos donó algunas obras de este artista que hoy es reconocido como uno de los más importantes artistas de jóvenes de México y a nivel internacional”.

Matiella Villaescusa reconoció que desde la creación del Musas se planteó la necesidad de contar con una colección propia, pero que fue a partir de 2016 cuando se dio el paso definitivo.

“Con el apoyo de la gobernadora Claudia Pavlovich tuvimos la fuerza y los recursos para la recopilación de obras. La colección se ha creado con la generosidad de artistas y el mecenazgo de coleccionistas. Cada artista participó de forma desinteresada al donarnos su obra”.

El futuro del Musas, aseguró su director, es brillante e imponente porque estimula a los creadores: “Lo veo haciendo muchas cosas. Creo que es una semilla que comienza a dar tallo y tendrá muchísimos troncos, hojas y frutos. Es uno de uno de los espacios que tienen mayor futuro en el país; estoy seguro y confiado de que haremos historia en México”.

El museo organiza 17 exposiciones al año y recibe unos 70 mil visitantes, muestra de que el arte es fundamental para crear ciudadanos mejor informados y con un criterio más universal: “Esa es la tarea fundamental de los espacios públicos”, señaló Matiella Villaescusa.

Recordó que la creación del Musas fue polémica debido a que hubo personas que no estuvieron de acuerdo con su creación por cuestiones e intereses políticos; no obstante, era un espacio muy esperado y muy necesario, ya que en Sonora no cuentan con una gran infraestructura cultural.

“Creo que el Musas se ha consolidado y se ha convertido en un referente, como debe ser para los ciudadanos. Eso a mí en lo personal me llena de orgullo y satisfacción”, concluyó.

Biblioteca de arte

De visita en Ciudad de México, Rubén Matiella Villaescusa, director del Museo de Arte de Sonora (Musas), dijo que entre sus grandes proyectos está crear una biblioteca de arte.

“Estamos tocando puertas con todas las instituciones, galerías, coleccionistas y sociedad civil para que nos ayuden a crear la biblioteca de arte del Musas, cuyo acervo beneficiará no solo a Hermosillo y a Sonora sino al noroeste del país. Queremos crear una colección que sea realmente un referente en el país”.

Otra de sus apuestas es trabajar para contribuir y erradicar el centralismo cultural con la finalidad de que los creadores de Sonora sean considerados y tomados en cuenta como referentes en la plástica nacional.

“Creo que es momento de que termine ese centralismo exacerbado que hemos vivido históricamente y volvamos los ojos hacia el resto del país; todos estamos trabajando para crear un país mejor educado, que sea más reconocido”.

Ha sido un trabajo y una lucha constante lograr que el centro vuelva su mirada hacia el potencial artístico de Sonora que, por su situación geográfica, tiene una riqueza cultural que es abordada en multiplicidad de temas, entre los que destacan la migración y el desierto.