Sakai y Shoemaker: dos extranjeros enamorados de México

El Museo de Arte Moderno exhibe Kazuya Sakai en México y Don S. Shoemaker. Diseño artesanal e industrial, retrospectivas de dos artistas que eligieron a México como su lugar para la creación.
EL artista mexicano Manuel Felguérez y la directora del MAM, Sylvia Navarrete
El artista mexicano Manuel Felguérez y la directora del MAM, Sylvia Navarrete (Especial)

Ciudad de México

Cuando El Colegio de México abrió en 1966 su Centro de Estudios de Asia y África, contrató a Kazuya Sakai como maestro de posgrado. Tiempo después se convirtió en colaborador de Plural, la revista de Octavio Paz. Pero su vida iba más allá de las letras: su pasión por la pintura lo invitó a introducirse y dar paso en México al geometrismo, según explica Daniel Garza, curador de la muestra Kazuya Sakai en México (1965-1977). Pintura-diseño-crítica-música.

TE RECOMENDAMOS: Otto Dix, testigo del horror, en el MUNAL

Era conocedor de la literatura japonesa y presumía que podía traducir el japonés, habilidad que lo ligó a Paz, quien lo nombró jefe de redacción de Plural, así que siempre fue cercano a la literatura, dijo el pintor Manuel Felguérez en el recorrido por la muestra. Agregó: “Cuando lo veías no se le notaba que era pintor; los pintores nos vestimos muy feo y él era muy propio. Para nosotros era muy elegante y además era tremendamente culto”.

Felguérez apuntó que, aunque él es argentino, nunca se vio ligado a ningún movimiento argentino: “A ellos les dio algo por el feísmo, una serie de pintores que querían pintar lo más feo posible y todo chocante. Y dentro de eso lograron crear un estilo que con el tiempo ya no es feo sino original. Sakai no le entró a eso, más bien le dio por lo matérico y gestual”.

La muestra está integrada por cien obras y se divide en cuatro núcleos temáticos. El primero, “De nueva York a México”, que muestra su interés por el color field painting. El segundo es “Plural”, un recorrido por su labor en la revista homónima. El tercero es “Ondulaciones”, donde se aborda el estilo artístico y su marca distintiva; finalmente, “Sakai y el geometrismo mexicano” revela su trabajo como curador invitado del Museo Blanton de la Universidad de Texas en Austin.

El diseño Shoemaker

Integrada por 150 piezas, 74 fotografías y 12 pinturas, la muestra Don S. Shoemaker. Diseño artesanal e industrial es la primera retrospectiva que reúne el trabajo del diseñador Shoemaker (Nebraska, 1919-Morelia, 1990). Muchas de las piezas que diseñó todavía se pueden encontrar en algunas casas, dice Iñaki Herranz, curador de exposición.

En 1947 llegó a México y se enamoró de Morelia, lugar donde estableció la fábrica Señal S. A. Ahí creó una gran cantidad de muebles únicos; su belleza, sencillez, elegancia y comodidad lo convirtió en un infaltable en la historia del diseño del México moderno.

Estos objetos utilitarios, además de decorar casas, también eran muy buscados por los hoteleros y por personas importantes como Jacobo Zabludovsky: su escritorio pertenecía a la firma de Shoemaker, comenta Sylvia Navarrete, directora del Museo de Arte Moderno.

Entre las más de 150 piezas se encuentran sillas, sillones, bancos, mesas, consolas, cómodas, cabeceras, lámparas, charolas, ceniceros, anillos, portavelas, entre otros.

Ambas exposiciones se pueden visitar en el Museo de Arte Moderno.


ASS