Familia judía busca recuperar obra de arte robada por nazis

La familia de una mujer judía que fue obligada a vender una obra de Camille Pisarro para poder huir de Alemania, intenta recuperar la obra que, en este momento, pertenece al museo Thyssen-Bornemisza.
La familia de la mujer alega que fue obligada a vender la obra "Rue Saint-Honoré, Après-midi, Effet de Pluie" de Camille Pisarro por 360 dólares para poder huir de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial.
La familia de la mujer alega que fue obligada a vender la obra "Rue Saint-Honoré, Après-midi, Effet de Pluie" de Camille Pisarro por 360 dólares para poder huir de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. (Tomada de www.museothyssen.org)

Madrid

Un tribunal federal de apelaciones reactivó una demanda que pretende obligar al museo Thyssen-Bornemisza a devolver una obra maestra impresionista a la familia de una mujer judía que fue obligada a venderlo a un marchante de arte nazi por 360 dólares en 1939 para poder huir de Alemania.

El 9º tribunal del distrito de apelaciones dijo que dos de los tataranietos de Lilly Cassirer podrían demandar al museo Thyssen-Bornemisza para solicitar la devolución del cuadro de Camille Pissarro de 1897 Rue Saint-Honoré, Après-midi, Effet de Pluie, que retrata una escena de una calle de París.

TE RECOMENDAMOS: Diosa huasteca de la lujuria se exhibe en museo británico

"Los Cassirers han creado un asunto juzgable sobre el hecho de que (la fundación Thyssen-Bornemisza) sabía cuando compró el cuadro al barón que la pintura había sido robada a Lilly. También existe un asunto juzgable en cuanto a la buena fe del barón",  escribió el juez Carlos Bea

La decisión revivió una batalla legal de 16 años que comenzó cuando los Cassirers supieron que el Pissarro, cuyo valor podría exceder los 40 millones de dólares, está expuesto en el museo madrileño desde 1992.

Aplicando la legislación española, la corte de apelación dijo que estaba sin resolver si el museo sabía que la pintura era robada cuando lo adquirió en 1993 dentro de la compra de la colección de arte del barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza por 338 millones de euros.

El tribunal dijo que el precio estaba muy por debajo del valor estimado de la colección, de entre mil y 2 mil millones de euros, y que el barón podía haber sabido que se llevaba una ganga cuando compró el Pissarro a un marchante de arte de Nueva York por 275.000 dólares en 1976.

"Los Cassirers han creado un asunto juzgable sobre el hecho de que (la fundación Thyssen-Bornemisza) sabía cuando compró el cuadro al barón que la pintura había sido robada a Lilly", escribió el juez Carlos Bea. "También existe un asunto juzgable en cuanto a la buena fe del barón".

Bea también dijo que Lilly Cassirer no cedió sus derechos de propiedad sobre el cuadro cuando el gobierno alemán le pagó 120.000 marcos por la pérdida de la obra en 1958, cuando su paradero se desconocía.

TE RECOMENDAMOS: Museo del Prado alista expo sobre homosexualidad

El tribunal de apelaciones de Pasadena, California, devolvió el caso al juez del distrito de Los Angeles John Walter, que había rechazado la demanda en junio de 2015.

"Obviamente estamos muy contentos", dijo en una entrevista telefónica Stephen Zack, socio del bufete de abogados Boies, Schiller & Flexner que representó a los Cassirer.

Thaddeus Stauber, abogado de la fundación que dirige el museo Thyssen, escribió en un correo electrónico que el barón y el museo adquirieron el Pissarro de buena fe.

"Seguimos confiando en que la propiedad de la obra por parte de la fundación se confirmará una vez más", dijo Stauber.

Ambas partes estuvieron de acuerdo en que la venta del Pissarro en Berlín por parte de Cassirer al marchante de arte Jackob Scheidwimmer equivalía a un robo por la fuerza. Las obras de Pissarro eran populares entre los coleccionistas judíos europeos.


ALEC