Museo de Frida en Playa del Carmen: el negocio del siglo

El recinto ofrecerá una alternativa para conocer la vida y la obra de la artista mexicana más conocida a escala mundial; tuvo una inversión de $20 millones.
Está ubicado en la icónica Quinta Avenida, la cual es transitada por alrededor de 39 mil personas al día.
Está ubicado en la icónica Quinta Avenida, la cual es transitada por alrededor de 39 mil personas al día. (Cortesía Museo Frida Kahlo)

México

El nuevo Museo de Frida Kahlo Riviera Maya, que abrió sus puertas este domingo en Quinta Roo, aspira atraer al turismo internacional y nacional que acude al Caribe mexicano. Así, sus operadores calculan recibir diariamente a unos mil 200 visitantes, lo que traducido en cifras representa una percepción de más de nueve millones de pesos al mes.

Este espacio que ofrecerá una alternativa para conocer la vida y la obra de Frida Kahlo, la artista mexicana más conocida en el mundo, tiene una inversión de 20 millones de pesos realizada por la Fundación Frida Kahlo para la Cultura y las Artes.

El Nuevo Museo de Frida Kahlo, ubicado en la icónica Quinta Avenida, la cual es transitada por alrededor de 39 mil personas al día, cuenta con los permisos y autorizaciones, otorgados por la poseedora de la marca del nombre y de la imagen de la artista, Frida Kahlo Corporation, para poder reproducir la imagen de la creadora en dicho recinto y en los souvenirs que ya están a la venta, dice a MILENIO Abraham Mendoza, director de proyectos culturales de la Fundación Frida Kahlo para la Cultura y las Artes.

“Te podría incluso enviar el contrato en el que se establece que no pagamos nada, ni un centavo, para obtener esta licencia, debido a que Frida Kahlo Corporation quiere impulsar el tema de Frida”.

Una necesidad

Señala que la creación del museo responde a la necesidad de complementar los atractivos turísticos que tiene la Riviera Maya, luego de que muchos turistas, sobre todo europeos, les manifestaron su interés en alternativas culturales.  

“Cuando hicimos la investigación para proyectar a Frida Kahlo desde un destino turístico, descubrimos que la Rivera Maya y Playa de Carmen en particular, era el destino ideal, pero identificamos un tema: estamos a 100 metros de la Playa, lo que hace casi imposible contar con obras originales de la pintora mexicana, porque no hay las condiciones adecuadas de temperatura y humedad, ni tampoco de blindaje, lo cual no significa que en el futuro no se puedan exhibir sus obras”.

La oferta

Lo que sí tendrá el museo en esta primera etapa de apertura son fotografías originales y reproducciones autorizadas por el Fideicomiso del Banco de México, así como de la Fototeca Nacional.Estas imágenes, explica Mendoza, irán acompañadas de recursos tecnológicos.

“En un recorrido de aproximadamente 55 minutos las personas se acercan a la vida de la artista a través de una experiencia sensorial. El museo recibe al público en una sala de inmersión, de videomaping y holograma auditivo, que de forma cronológica narran la niñez de Frida y hacen referencia al accidente que fue determinante en su vida. Posteriormente, pasan a la sala La nave de los sueños, la cual recrea la cama de Frida donde ella empezó a pintar, y después se ofrece un espacio con cajas de luz donde se muestra una reproducción de su obra”.

Mendoza detalla que Diego Rivera está presente en una zona denominada El elefante y la paloma. Además cuentan con una sala con cuatro maniquíes intervenidos artísticamente, la finalidad es mostrar las diversas etapas de la vida de Frida; hay uno que la representa como niña, con su pierna dañada por la polio; y otro que hace alusión a su columna rota y a su imposibilidad de ser madre. El recorrido culmina con una impresionante ofrenda a Frida Kahlo.

“Ojalá la gente entienda que tener a Frida Kahlo en otro destino que no es la Ciudad de México y en otro formato que no es el Museo Casa Azul,  es una posibilidad de seguir impulsando el nombre de Frida Kahlo”.

Hablar de Frida es hablar de México, sostiene, por eso la trascendencia de abrir este museo en un destino tan cosmopolita como lo es Playa del Carmen, donde radican personas de 76 nacionalidades, y es visitado cada año por 8 millones de turistas.

La entrada al Museo tendrá un costo de 15 dólares; no obstante, los habitantes de Quinta Roo tendrán un descuento del 50 por ciento, mientras que a los turistas nacionales se les hará una rebaja del 10 por ciento. Gracias a la gran afluencia y demanda, el museo está abierto de Lunes a Lunes en un horario de  9:00 a 23:00 horas.