• Regístrate
Estás leyendo: Murió Gabriele Amorth, el exorcista del Vaticano
Comparte esta noticia

Murió Gabriele Amorth, el exorcista del Vaticano

Desde 1985, el sacerdote de la diócesis de Roma acumuló más de 30 mil exorcismos y varias publicaciones sobre el tema.

Publicidad
Publicidad

El sacerdote italiano Gabriele Amorth, fundador de la Asociación Internacional de Exorcistas, conocido en todo el mundo por ser el exorcista más famoso del Vaticano, murió ayer a los 91 años, según dio a conocer en su web Aciprensa.


El fallecimiento del exorcista de la diócesis de Roma ocurrió en la provincia Timoteo Giaccardo, Italia, a la que pertenecía el sacerdote de la Sociedad de San Pablo. Las causas del deceso no fueron detalladas.

Amorth nació el 1 de mayo de 1925. Se ordenó como sacerdote en enero de 1951, pero su labor exorcista comenzó en 1985. Desde entonces, acumuló más de 30 mil exorcismos desde su sede, el Vaticano.

En 1990 fundó la Asociación Internacional de Exorcistas y fue su presidente hasta que se retiró a los 75 años, en el 2000. Fue el encargado de formar a los jóvenes aspirantes.

El sacerdote, quien también trabajó como periodista de varias publicaciones italianas sobre religión, estaba internado desde hace varias semanas en el hospital de la Fundación Santa Lucía de Roma debido a dolencias pulmonares.

Ante la noticia de la muerte del padre Amorth algunos de sus colegas reaccionaron, como es el caso del sacerdote y teólogo español José Antonio Fortea, quien lo definió como “un faro para el resto de exorcistas (…) un hombre verdaderamente asignado por Dios”.

El exorcista italiano dejó un legado de varias publicaciones sobre el tema: Narraciones de un exorcista (1993), Un exorcista cuenta su historia (1999), Un exorcista: Más historias(2002), Exorcismo y psiquiatría (2002) y Memorias de un exorcista, entre otros.



ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.