Hallan murciélago brasileño que consume sangre humana

Científicos detectaron restos de ADN de 'Homo sapiens' en las heces de mamíferos voladores. El cambio en su alimentación fue por la degradación de su hábitat.
El 'Diphylla ecaudata' antes tomaba el plasma de las aves.
El 'Diphylla ecaudata' antes tomaba el plasma de las aves. (Eder Barbier/EFE)

Río de Janeiro

En el noreste de Brasil vive el murciélago de la especie Diphylla ecaudata, también conocido como murciélago-vampiro de las patas peludas o de doble escudo, el cual se alimentaba de sangre de aves; sin embargo, científicos descubrieron que estos mamíferos están empezando a consumir sangre humana.

Se trata de una de las tres especies de murciélago-vampiro que hay en el mundo, todas ellas viven en América, y hasta ahora solo se tenía registro de que una de ellas se alimentaba de sangre humana.

Investigadores brasileños concluyeron que el mamífero ha comenzado a alimentarse de sangre humana debido a la degradación de su ecosistema causada por el hombre.

Esta especie vive en una cueva en el Parque Nacional de Catimbau, en el estado de Pernambuco, Brasil, una zona donde se calcula que hay unas 2 mil cuevas y tiene una de las últimas áreas de caatinga del país, un bioma exclusivo, con un clima muy seco y un chaparral semiárido que se caracteriza por una flora desértica y xerófila, y un bosque espinoso, explicó Enrico Bernard, biólogo del Departamento de Zoología de la Universidad Federal de Pernambuco.

Bernard y su equipo llevaban tres años controlando una de las cuevas de la zona, en la que había una colonia del murciélago Diphylla ecaudata.

Tras analizar unas 70 heces de los ejemplares de la colonia, de las que lograron muestras de ADN en 15, descubrieron que, además de restos de gallina, en tres de las muestras había ADN humano.

De acuerdo con el biólogo, debido a que “su hábitat se vio afectado por la presencia humana y los animales que servían de alimento para el murciélago-vampiro murieron”, los mamíferos tuvieron que buscar una nueva fuente de alimentación, por lo que empezaron a consumir  sangre humana.

Ante la nueva situación, Bernard asegura que “no debe cundir el pánico”; sin embargo, admite que puede tener consecuencias para la salud pública por las enfermedades que transmita el murciélago, principalmente, la más grave de ellas, la rabia.

“Los murciélagos transmiten una serie de enfermedades. Si esta especie se está alimentando de sangre humana, nos enfrentamos a un problema de salud pública potencial”, resalta Bernard.

El descubrimiento de los investigadores brasileños fue publicado en la revista científica Acta Chiropterologica, la más importante del mundo sobre quirópteros.