He hecho de Zapata mi álter ego: Arnaldo Coen

“Su frase favorita era Tierra y Libertad y yo creo que eso es lo que todos merecemos: una tierra para vivir con los pies en ella y la libertad que nos permita actuar”, afirma el artista.
El libro "Zapata y la Revolución Mexicana", de John Womack Jr., lo hizo ver al revolucionario de otra forma.
El libro "Zapata y la Revolución Mexicana", de John Womack Jr., lo hizo ver al revolucionario de otra forma. (Héctor Téllez)

México

Porque Emiliano Zapata es para Arnaldo Coen un hombre como puede serlo cualquier otro, decidió pintarlo casi a tamaño natural para lograr una confrontación con la figura, reveló ayer por la noche el artista durante la inauguración en el restaurante La Soldadera (frente al Monumento a la Revolución) de la muestra Te mira en lo que miro, que pertenece a la galería de Lourdes Sosa.

La relación con este ícono nació en 1977, cuando Arnaldo Coen, quien trabajó en el taller de Lawrence Calgagno y ha experimentado en diversas tendencias del expresionismo , viajó a África para la realización del Proyecto del Diseño Urbano de Tanzania. Su compañero de viaje fue el libro Zapata y la Revolución Mexicana de John Womack Jr. Tras el recorrido de aquellas páginas que lo fascinaron, el pintor Arnaldo Coen adoptó a esta figura revolucionaria como su alter ego.

"Pude apreciar claramente cómo el escritor del libro ponía a este personaje como alguien que era, digamos, como cualquiera de nosotros. Eso me gustó mucho y decidí presentarlo a escala natural para confrontar la imagen al tú por tú", explica en entrevista quien también ha sido creador de environments, escenografías y vestuarios para obras de teatro y danza.

Propicia esta remembranza la muestra que exhibe una serie de Zapatas, alrededor de seis en gran formato, otros de mediano formato y colages. "Cada una de estas imágenes están tratadas de diferentes maneras, como si ese mismo Zapata estuviera pintado por diferentes pintores.

"La idea es enfrentar a ese personaje que para mí es como una especie de álter ego, no solo personal sino que creo que sería ideal que fuera de todos. Lo que busco es ver de qué maneras tan diferentes se puede ver a una misma persona, depende cómo esté representada", dice el artista en entrevista con MILENIO durante la inauguración de la muestra, que permanecerá alrededor de 60 días en La Soldadera y que consta de 32 cuadros en pequeño formato, uno en mediano y cuatro más en gran formato.

Cada uno de estos cuadros representan una misma faceta del Caudillo del sur, lo que cambia es el entorno, la forma en cómo está pintado, las formas geométricas que lo acompañan en algunos casos, su representación abstracta en otras, la imagen impresionista o hasta pop que ha conseguido recrear el artsita.

"Su frase favorita —añade Arnaldo Coen— era: "Tierra y libertad" y yo creo que eso es lo que todos merecemos: una tierra para vivir con los pies en ella y sólidamente asentados y la libertad que nos permita actuar con libre albedrío y con todas las posibilidades de imaginar tanto la práctica de la vida como la imaginaria".

Acerca de lo vigente que puede ser la filosofía de Emiliano Zapata, el pintor explica que la reflexión que se debe hacer en este momento es que no solamente se debe pensar que "los otros" son quienes nos han arrebatado estos valores. "Tenemos que hacernos responsables nosotros y pensar que hay ocasiones en que nosotros mismos autocensuramos o no nos permitimos ser libres.

"¿No todos los seres humanos nacemos, de alguna manera, con absoluta libertad y actuamos con ella hasta que se nos empieza a decir: esto sí y esto no? También llegan momentos en que uno mismo reprime su espíritu porque eso resulta muy cómodo", señala.

Si bien, su relación con esta imagen arrancó en 1977, retomó su ejecución con los pasados festejos del Bicentenario, "de ahí para acá he hecho varias versiones, tengo unas 15 o 20, aunque las que están expuestas son cinco o seis. También tengo una serie de collages en los que juego con un Zapata inmerso en una serie de momentos importantes para la historia de la pintura, desde las Cuevas de Altamira, pasando por el Renacimiento, la época prerrafaelita, el impresionismo, el arte moderno y el arte abstracto con el propósito de que el espectador haga asociaciones libres".