Cassandra de Santiago muestra la geometría de la geografía

En "Aerial", que se presenta en la galería Alfredo Ginocchio, la artista desarrolla su narrativa a partir de vistas aéreas de territorios intervenidos por el hombre.
"Aerial", serie compuesta por ocho pinturas,será exhibida hasta finales de agosto en la galería Ginocchio.
"Aerial", serie compuesta por ocho pinturas,será exhibida hasta finales de agosto en la galería Ginocchio. (Cortesía Galería Alfredo Ginocchio)

Ciudad de México

Sobre un plano gris emergen estructuras geométricas que absorben personajes extraídos de su realidad para mostrarse en la cotidianidad de su vida. Así, las pinturas de Cassandra de Santiago (México, 1986) capturan la geometría de la geografía. Así es como se percibe Aerial, su obra más reciente, que se presenta en la galería Alfredo Ginocchio, Arquímedes 175, en Polanco.

La artista, quien estudió Artes visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas, comentó en entrevista con MILENIO que la representación de la figura humana siempre ha sido su principal inquietud: “Mi principal objetivo es articular una pintura figurativa y desarrollar narrativas pictóricas a partir de ella”.

En Aerial, serie compuesta por ocho pinturas que será exhibida hasta finales de agosto en la galería Ginocchio, “me he dedicado a desarrollar estas narrativas a partir de utilizar vistas aéreas del territorio geográfico que ha sido intervenido por el hombre”, añadió.

Su trabajo se ha enfocado en las vistas que se generan desde un vuelo, por ejemplo, en el que destacan los patrones geométricos de los asentamientos humanos. “Para esta serie me inspiré en los patrones geométricos de las plantaciones de cultivo y el sistema de irrigación circular. Me interesa la abstracción geométrica que podemos obtener a partir de los asentamientos humanos vistos desde arriba”.

La también colaboradora de El Mural del MILENIO se vale de estos planos para utilizarlos como escenarios de sus personajes; sin embargo, Estos se encuentran desarrollando una actividad cotidiana dentro de un territorio abstracto, en donde pretende mostrar la “multiplicidad de formas como una unidad que fue formada por particularidades. Me interesa contraponer lo que implican estas vistas: aquella unidad que ha sido creada por individualidades y particularidades diminutas con las realidades que coloco sobre estos planos”. Tal es el caso de Discontinuity (or sailing the chance) en donde se interrumpe la geometrización del panorama, en el que un barco de papel abre camino a manos de una niña absorta en su serenidad.

La atmósfera gris en la obra de De Santiago, dijo, se convierte en el aire que respiran sus personajes, “individuos que concentran toda su energía en un momento único y particular de su vida”, y al mismo tiempo, sirve para equilibrar y unir la parte figurativa con la abstracta.

Su obra no solo contiene una narrativa de crítica social, sino que hace una reflexión sobre la pintura misma y sobre sus formas de articularse: “Me enfoco en los elementos propios de la pintura para marcar dentro de un mismo plano el recorrido que va de lo figurativo a lo abstracto”.