La muestra “Amigo-Tomodachi” celebra la amistad México-Japón

Alumnos de tres escuelas de arte comparten obras en la Embajada nipona en nuestro país.
Son 40 las piezas que son exhibidas.
Son 40 las piezas que son exhibidas. (Especial)

México

Las relaciones humanas son por naturaleza complejas: conflictos políticos, guerras o simples desacuerdos en una misma sociedad se han desatado debido a que los intereses de los hombres son distintos e influenciados por cuestiones como el poder y el dinero. Sin embargo, cuando de ser amigos se trata no importa casi nada, ni las ideologías ni las distancias, por ejemplo.

Como muestra de lo anterior la Sokei Academy of Fine Art and Design, de Tokio, Japón, y el Centro de Educación Artística Diego Rivera, de México, se han unido a la celebración del 400 aniversario de la Misión Hasekura, por la cual el samurái Hasekura Tsunenaga, en representación del señor feudal de Sendai, Date Masamune, fue enviado a nuestro país para promover las relaciones comerciales directas.

Con el apoyo de la Subdirección General de Educación e Investigación Artística del INBA y como parte de la celebración, se encuentra en exhibición la exposición Amigo-Tomodachi, que tiene lugar en el Espacio Japón, anexo a la Embajada de Japón en México, ubicada en Lamartine 238, primer piso, colonia Chapultepec Morales. La muestra fue coordinada por Himiko Takasawa, originaria de Japón, quien residió 10 años en nuestro país, periodo en el que egresó de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda.

En entrevista Takasawa explicó que desde 2004 se inició un intercambio cultural con la Sokei Academy of Fine Art and Design y que “en 2012, en otro viaje a México con el maestro de grabado Onuma y el director de la Academia Sokei, visitamos el Centro de Educación Artística Diego Rivera, preparatoria especializada en arte, y nos interesamos en un nuevo intercambio cultural entre estas dos naciones”.

Dentro de la muestra, que se mantendrá abierta hasta el 14 de febrero, se pueden ver 20 piezas de jóvenes de nivel bachillerato del Centro Diego Rivera y 20 de la Metropolitan Kirigaoka High School y la Tokyo Metropolitan Oizumisakura High School de Japón. Entre las obras presentadas se encuentran grabados, dibujos y pinturas, entre los que destacan las técnicas de agua tinta con agua fuerte, linóleo, punta seca, acuarela y acrílico, entre otras.

Se eligió un tema común: “Tomodachi, que significa amigo, para que cada participante lo interpretara en su obra”, comentó Takasawa. Respecto al resultado de los trabajos, sus diferencias y sus similitudes, añadió: “En las obras del Cedart Diego Rivera, en general se trató más directo el tema del amigo, en pareja, en grupo o con algún animal. Sin embargo, algunas obras de Japón se dirigían más a una cuestión íntima e introvertida; se notó un poco de soledad, inquietud y un poco de la situación actual de la sociedad japonesa que vive un poco estresada”.

Estas mismas obras se exhibieron a finales del año pasado en Japón, lo cual contribuye a estrechar el vínculo y generar un interés en los jóvenes de ambos países para conocer más de otras culturas. “Para los chicos que están viviendo esta experiencia es ver frutos a muy temprana edad, y los motivará a muchos para tomar este camino de las artes”, expresó Miguel Ángel Gabriel Reyes, director del Centro Diego Rivera.

La exposición también será montada en las instalaciones del Cedart Diego Rivera, ubicado en Cerro de la Estrella núm. 120, colonia Campestre Churubusco, a partir del 21 de febrero y hasta el 7 de marzo.