“Los muertos son expertos en la vida”

Su libro "Memorias del más allá, para vivir en el más acá" fue lanzado por una editora transnacional en abril pasado.
Su obra remite al realismo mágico y maneja conceptos espirituales.
Su obra remite al realismo mágico y maneja conceptos espirituales. (Gustavo Mendoza Lemus)

Uno de los temas de Memorias del más allá, para vivir en el más acá (Alfaguara Juvenil, 2016), de la autora local Mariana García Luna, es la búsqueda de las respuestas de la vida, que no están en este mundo, sino en el de los que ya se fueron.

Un libro que además remite al realismo mágico y que la autora empezó a escribir en el 2011 para publicarlo de manera independiente, y que en este año es lanzado por una editorial transnacional. De esta experiencia y de su obra nos platica la autora nacida en la Ciudad de México, pero que radica en Monterrey desde hace cinco años y quien es cofundadora del grupo Escritores Independientes Capítulo Monterrey (Eicam).

¿Cómo surgieron estas 'Memorias...'?

Tiene una gran historia, tanto en el contenido y de cómo surgió. Lo escribí en el 2011, este es el tercer libro que saqué autofinanciado, pues pertenezco a un grupo escritores independientes. Esto porque nos juntamos para la Feria Internacional del Libro de Monterrey en el 2012 y gracias a esto hemos ido creciendo. Entre este grupo está mi colega Andrea Saga, que fue la primera de las independientes que publicó con una editorial grande.

En el 2013 presenté esta obra en la FIL de Monterrey, y en el 2014 en la FIL de Guadalajara y en el 2015 en la FIL del Palacio de Minería en la Ciudad de México. Y tuve la fortuna de conocer a un editor de Penguin Random House. Tiempo después le hablé y le platiqué del libro, y como el libro ya había salido y tenía un buen ranking con cinco estrellas en Goodreads, que son foros para lectores, y en Facebook, y en todos los recursos a mi alcance, y me dijo que sí, y al mes me dio la noticia de que lo habían aceptado... El lanzamiento fue en abril y la distribución física es por todo el país, y en digital por todo Latinoamérica.

En los comentarios se dice que es una trama sencilla, pero que atrapa...

Es una narrativa bastante ágil y fluida, es una historia muy emotiva, y que ha habido muchos comentarios de lectores que les gusta.

Yo lo que hice fue utilizar un personaje que es un mecánico, Simeón, con un nombre muy peculiar, con un oficio y una voz también muy peculiar, un personaje muy de pueblo. Y él está en una búsqueda de respuestas a la vida porque ha llegado a una edad, casi 66 años, y lo que hace es que le pregunta a los expertos, que son los muertos, esta es la premisa de la obra.

¿Cómo trabajaste a nivel narrativo?

Manejo ciertos conceptos espirituales, para quienes estén metidos en ello, pueden relacionarlo, pero yo quería aterrizarlo con un lenguaje directo y que estoy dejando espacios para la reflexión.

La obra tiene un lenguaje sencillo, humor, no manejo malas palabras, sólo son tres, que son muy puntuales, y algo que me gusta además es rescatar nuestro lenguaje, y hacer a un lado la grosería, el doble sentido y la risa fácil.

¿Cuando lo publicaste por primera vez pensaste en el público juvenil?

Cuando lo escribí mi intención fue plasmar lo que viví en 37 años, para gente de mi edad, y mi sorpresa es que a los chavos les encanta el libro, de repente lectores de 14 o 15 años se han acercado a decirme que les gustó mucho, aunque también se han acercado mayores, como de manera reciente una lectora de 60 años.

¿Y cómo Simeón llega al mundo de los muertos?

En primera instancia y como se ha hecho milenariamente a través de médiums, y después al protagonista le empiezan a pasar cosas que lo ponen en contacto con ellos. Soy una fanática del realismo mágico, que maneja el tema de los muertos.

Se me hizo muy lógico, y de repente me llegó la idea del título. Simeón nace en la Ciudad de México y queda atrapado en Chihuahua, y cuando empieza la búsqueda de las respuestas de la vida comienza su viaje hacia Tijuana.

Sí hay mucha gente que lo puede auxiliar, pero los muertos a fin de cuentas también siguen aquí.

¿Se aprende más de los muertos, de acuerdo al protagonista?

El aprendizaje nunca termina y hay quienes nunca lo pudieron hacer hasta que antes de dar último suspiro lo reflexionan. Ya cuando pasan al otro lado siento que posiblemente ya puedan tener todas las respuestas.

Los muertos son expertos en la vida por lo que vivieron, y eso es lo que piensa Simeón, y ahí es donde empieza la aventura, cómo tratar con los muertos.