Presentan 'Muerte súbita' de Álvaro Enrigue en la FILBA

Ganadora del Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska 2014, esta novela fue definida por Martín Kohan como una obra “fascinante y abarcadora”.
La Ciudad de México es invitada especial en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.
La Ciudad de México es invitada especial en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. (EFE)

Buenos Aires

“La literatura es el más serio de todos los juegos… pero al final es un juego”. Álvaro Enrigue habla de su novela Muerte súbita en una conversación sostenida con el escritor argentino Martín Kohan, en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (FILBA), en la que reconoció haber sostenido a lo largo de su obra una relación “muy infantil con la literatura”.

“En esta novela son Papas y conquistadores, pero en otras son romanos y en la que estoy escribiendo son vaqueros e indios. Tengo una relación fundamentalmente infantil con la literatura, que me reclama una recurrencia a esos universos infantiles, quizá por el universo del cómic, muy importante para mí en la infancia, aunque también el cine de vaqueros o de piratas, lo que a la crítica le da un poco de pena reconocer: lo que me parece más obvio es que nunca maduré, la constante de todos mis libros es el tema de Salgari y nadie lo señala.”

Ganadora del Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska 2014, Muerte súbita fue definida por Martín Kohan como una obra “fascinante y abarcadora”, contada en clave de tenis, el llamado deporte blanco, “lo que me parece una proeza conceptual y narrativa”.

“Es una novela capaz de narrar toda la historia en clave de tenis. La obra es muy ambiciosa, muy amplia, combina mundos diversos en los que aparece Hernán Cortés, Caravaggio, Quevedo, diversos Papas, va y viene entre el presente y distintos pasados, en una gran complejidad y perfección narrativa, y logra hacer todo eso en clave de tenis”, destacó el autor de títulos como La pérdida de Laura o Bahía blanca.

Durante la conversación, organizada como parte del programa de actividades de la Ciudad de México como invitada de honor de la FILBA, Kohan definió a Muerte súbita como “una hazaña narrativa”, que parte de dos episodios particulares y los resuelve expandiéndose en escala de historia social y “todo eso se sostiene con una tensión narrativa admirable”.

En la novela, Álvaro Enrigue funde al mundo barroco con sus preocupaciones acerca del mundo contemporáneo; por ello, suele recordar que cuando escribía Muerte súbita, en especial en su narrador, pensaba “en un poeta mexicano que perdió un hijo en esta guerra que ha estado teniendo México en los últimos 10 años, soterrada y atroz”, y aunque sin dar el nombre, la imagen remite a Javier Sicilia.

“Un personaje al que ya no le queda nada más que un archivo, que está vacío de absolutamente todo y está llenando ese vacío con un archivo, con la cual construye una historia imaginaria y alternativa del mundo para llenar ese hueco del hijo perdido”, en palabras del escritor mexicano.