Se va Gabo, pero quedan sus obras: presidentes y ex mandatarios

Mandatarios y ex presidentes en América Latina han expresado sus condolencias por la muerte del escritor y destacaron el legado que deja a través de sus obras.
Hablan sobre la salud de Gabriel García Márquez
Gabriel García Márquez en su última aparición en público el 6 de marzo. (EFE)

Ciudad de México

Presidentes y ex mandatarios lamentaron la muerte del escritor y periodista Gabriel García Márquez y resaltaron el legado que deja a través de sus obras como "Cien años de soledad", "El amor en los tiempos del cólera" y "Crónica de una muerte anunciada", entre otras.

El ex presidente colombiano Álvaro Uribe agradeció al Premio Nobel de Literatura 1982, ya que el mundo se enamora del país gracias a "la fascinación de sus renglones".

Andrés Pastrana, ex mandatario colombiano, recordó que una de las "grandes obsesiones" del escritor era la paz en Colombia y la educación. "Cada que uno hablaba con Gabo era un tema obligado, cómo podíamos los colombianos reconciliar al país, la paz y la educación eran sus grandes obsesiones", dijo para W Radio en Colombia.

El presidente de EU, Barack Obama, señaló que el mundo pierde a uno de sus más grandes escritores visionarios "y uno de mis favoritos desde que era joven". Refirió que en México pudo reunirse con él y que durante el encuentro le obsequió un ejemplar de "Cien años de soledad" dedicado "que atesoro en la actualidad".

Por su parte, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo que habrá años de soledad por la partida de García Márquez, pero quedan sus obras "y amor por la Patria Grande, ¡hasta la victoria siempre Gabo querido!", escribió en su cuenta de Twitter.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, también se unió a las condolencias y señaló que su país se solidariza con Colombia y le acompaña en su tristeza ante la pérdida "del ilustre Gabo".

A las condolencias se unió el presidente de Perú, Hollanta Humala, quien indicó que Latinoamérica y el mundo entero sentirán la partida “de este soñador”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, resaltó que García Márquez fue "amigo sincero y leal de los líderes revolucionarios" y que dejó grabada su huella espiritual.

En tanto, Sebastián Piñera, ex presidente de Chile, señaló que el escritor "nos deja una obra prolífica e inspiradora que seguirá alimentando nuestra imaginación".

Mariana Garcés, ministra de Cultura colombiana, dijo para W Radio Colombia que se trata de "uno de los días más tristes para todos los colombianos, siento que una persona que nos ha hecho disfrutar tanto, uno cree que siempre va a estar con uno, que siempre va a estar aquí pero la muerte finalmente siempre no llega a todos".

"Leer a Gabo es divertido, leer a Gabo es conocer una Colombia distinta, una Colombia diversa, es ser Caribe. Ese recorrer nuestra geografía y también esos lugares imaginarios. Todo colombiano puede hablar de Macondo, aunque Macondo no existe, ya es parte de nuestra geografía. De manera que todos los colombianos tenemos la obligación de que su obra sea tan querida por las generaciones siguientes como lo es por las generaciones de hoy".

Gabriel García Márquez falleció en su casa, al sur del DF, tras nueve días de haber salido del hospital por presentar deshidratación e infección en los bronquios y vías urinarias.

La última vez que apareció en público fue el 6 de marzo, cuando cumplió 87 años. Salió a la puerta de su casa para saludar a los reporteros que se habían dado cita y quienes le cantaron las Mañanitas.