Quisiera seguir escribiendo ‘Cien años de soledad’ el resto de mi vida: Gabo a Fuentes

Carlos Fuentes, fallecido en 2012, escribió un homenaje de nueve páginas a su amigo García Márquez; el documento publicado hoy por la RAE incluye extractos de cartas entre los ellos.
Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes
Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes (AP)

Ciudad de México

Tras darse a conocer la muerte de Gabriel García Márquez, la Real Academia Española difundió un escrito del desaparecido escritor mexicano Carlos Fuentes en el que el autor de La región más transparente homenajeaba a su amigo colombiano, relatando el impacto que tuvo en su vida leer Cien años de soledad cuando la novela era un manuscrito sin publicar.

En el documento titulado ‘Para darle nombre a América. Homenaje’, Fuentes comparte un fragmento de una carta dirigida a Julio Cortázar para notificarle que recién leyó una novela que García Márquez estaba por publicar.

“Acabo de leer Cien años de soledad; una crónica exaltante y triste, una prosa sin desmayo, una imaginación liberadora. Me siento nuevo después de leer este libro, como si les hubiese dado la mano a todos mis amigos. He leído el Quijote americano, un Quijote enclaustrado que por eso debe inventar al mundo a partir de cuatro paredes derrumbadas”, escribió Fuentes.

En el homenaje escrito que Fuentes dio a García Márquez, también comparte extractos de correspondencia entre ambos; en una de las cartas que fue escrita en la época en que Gabo escribía Cien años de soledad, el Premio Nobel de la Literatura 1982 confesó a Fuentes:

“A veces-me escribe Gabriel- me asalta el pánico de no haber dicho nada a lo largo de quinientas páginas; a veces, quisiera seguir escribiendo el libro el resto de mi vida, en cien volúmenes, para no tener más vida que esta”.

Fuentes narra que él y Gabriel García Márquez se conocieron en persona por el año de 1962 en el número 48 de calle Córdoba de la Ciudad de México.

“Álvaro Mutis, el escritor colombiano, que fue quien me presentó, en Córdoba 48, al recién llegado Gabriel García Márquez, al cual yo ya conocía, desde luego, como el joven escritor de La hojarasca, un libro de apariencia rústica y entraña nobilísima, pues de él, me parece, surge el universo creador de García Márquez”.