“Hay mucha gente muy interesada en comer de manera más saludable”

Los oferentes están convencidos de que la ciudadanía se preocupa cada vez más por comprar artículos de origen natural.
Comerciantes se instalan desde hace tres semanas en la zona turística.
Comerciantes se instalan desde hace tres semanas en la zona turística. (Leonel Rocha)

Monterrey

En uno de los puntos turísticos más característicos de Monterrey, el Mirador Asta Bandera en el Obispado, se ha instalado desde hace 3 semanas un mercado orgánico que busca acercar a los visitantes del lugar con una opción de productos naturales de comerciantes mexicanos.

Desde hace tres semanas el Mirador Asta Bandera del Obispado alberga los fines de semana un mercado orgánico que busca acercar a los visitantes del lugar con una opción de productos naturales.

Pese al pronóstico de lluvia y los fuertes vientos que había en el alto punto, este sábado los comerciantes de productos artesanales, como jabones, maquillaje, cremas y shampoos para el cabello instalaron sus mesas y toldos listos para recibir a los visitantes que acuden al punto turístico.

Y es que durante los últimos años los comerciantes de este tipo de productos han estado intentando acercarse a un rango más amplio de consumidores a través de espacios como el Mercado de la Luz o TodoMásNatural en el Parque España.

Al menos una docena de negocios son los que acudieron ante los organizadores de TodoMásNatural cuando estos les informaron que estarían instalándose en la explanada del Asta Bandera durante algunas semanas como una expansión del mercado que habitualmente se coloca en el Parque España.

Entre ellos, se encuentra la señora Carmen, quien desde hace 20 años elabora productos naturales en su casa –desde jabones de miel y avena hasta lociones para mejorar el desempeño sexual-, aunque es la primera vez que expone sus productos de esa manera.

“Siempre he vendido los productos, pero siempre ha sido con amigos o vecinos o gente que me conoce. Cuando me enteré que se estaban poniendo aquí, los busqué para pedirles que me dieran un espacio”, señaló la mujer que aprovechó sus conocimientos de ingeniería química.

“Últimamente se ha estado vendiendo mucho más, como que la gente ha mostrado más interés en este tipo de cosas más naturales. Están preocupados, no solo por lo que comen, sino por lo que se ponen en el cuerpo”.

Los comerciantes que deciden ofertar sus productos en estas ferias tienen una visión muy clara de lo que están vendiendo y cómo ayudan a que las personas tengan una mejor calidad de vida.

Pero no siempre es fácil cumplir con las expectativas de los clientes que gustan de hacerse de productos naturales. La señora Luisa, quien vende comidas, explica que se ha enfrentado a problemas a la hora de mezclar ingredientes para crear postres.

“Estamos intentando seguir con esto, hay mucha gente muy interesada en comer de manera más saludable y es algo que en los últimos años hemos visto más, cuando hemos tenido que maniobrar con nuestras recetas para crear cosas que sean más naturales o veganas o sanas… hay que seguir intentando porque lo vamos a seguir viendo más y más, como cambiamos nuestros hábitos alimenticios”, destacó.