• Regístrate
Estás leyendo: Moreleando, un giro radical a cuatro años
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 07:20 Hoy

Moreleando, un giro radical a cuatro años

Tomar las calles fue un gesto de rebelión ante el caos que la vida imponía desde el mal, desde el bien, desde todos los frentes.

Publicidad
Publicidad

Cecilia Rojas

Cuando Moreleando comenzó hace cuatro años, la ciudad era muy diferente. Tomar las calles fue un gesto de rebelión ante el caos que la vida imponía desde el mal, desde el bien, desde todos los frentes.

Sin dudas fue un acierto. Ávidos de la calle, miles salieron para tratar de contrarrestar el horror. El lugar se convirtió en un gesto de voluntad y estaba abierto absolutamente a todas las expresiones.

Los organizadores hicieron cooperacha para comprar luminarias, por que si bien decidieron tomar la calle, era una boca de lobo en la que nada se veía, uno de los argumentos que se señalan en contra de la seguridad.[OBJECT]

Los cambios han sido enormes. En medio de la polémica, esta calle que fue mítica hace muchos años, que fue la primera vía moderna de una ciudad que crecía al ritmo de la economía algodonera, un sitio para coquetear y pasear bajo sus palmas, la Morelos ha albergado a este paseo.

Tal vez por que la gente llegaba a montones, al gobierno municipal se le ocurrió por fin poner en marcha el proyecto del Paseo Morelos. Al principio los integrantes del colectivo no lo querían. Los asistentes al parecer nunca cuestionaron nada.

La controversia se fue sirviendo de a poco. Desde el hecho de que se comenzaron a cobrar los espacios de venta, en muchos de los cuales no había artesanos pero sí personas que trataban de sobrevivir y que lograban ventas regulares ahí, hasta por ejemplo el episodio en el que al artista "El Primaveras" se le pidió que se pusiera en otro lado, al igual que a un grupo de sexoservidoras.

En diciembre del 2015, el colectivo anunció que Moreleando terminaba su ciclo. Habían iniciado el sábado diez de noviembre del 2012. Cada primer sábado del mes había actividades diversas.

Pero regresaron en enero de 2016. Esto después de que recibieron un estímulo de 50 mil pesos, como colectivo, otorgado por el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias. Regresaron bajo el nombre de Corredor Cultural Morelos pero sigue siendo llamado Moreleando.

A cuatro años, todo ha cambiado y bastante. La avenida que estaba en el olvido, sigue en obras para "arreglarla" y que quede como un corredor semi peatonal, aunque los vehículos siguen transitando por ahí.

Hay alrededor de cinco bares a lo largo de la Morelos, desde la Degollado hasta la Acuña. Hay otros más al centro, a donde el proyecto no va a llegar.

El ruido es muy fuerte. Uno de los bares se ubica frente a una funeraria, lo que por lo menos implica una gran falta de respeto.[OBJECT]

Las propuestas culturales son menos a cuatro años, o al menos en la edición de aniversario Cuatro esto fue patente. En este espacio se han presentado creadores locales, desde caricaturistas, hasta músicos o bailarines. Pero la riqueza original del paseo ha decaído.

Quedan por concluir las obras de este espacio. Un pedazo de ciudad que fue tomado por ciudadanos hace cuatro años. Las autoridades preparan con bombo y platillo la inauguración de lo que dicen será un "atractivo corredor comercial".

Pero la ciudad tiene más comercios que nunca. También bares. Más nunca significa mejor. Incluso en la edición de este sábado, de este aniversario, la gente no era tanta como en otras ocasiones.

Aún falta saber qué sucederá al concluir las obras del ambicioso proyecto, que ha ido dejando de lado a los ciudadanos con cada día que pasa.


dcr

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.