Un misterio, el origen de los cuadros de Múnich

Un portavoz de la Secretaría de Estado de Cultura aseguró que en cuanto se tengan indicios suficientes que indiquen que alguna obra no tiene un "origen claro", se enseñará públicamente.
 Vista de la casa del coleccionista de arte alemán Cornelius Gurlitt.
Vista de la casa del coleccionista de arte alemán Cornelius Gurlitt. (EFE/Barbara Gindl)

Berlín

El gobierno alemán prometió ayer acelerar la investigación sobre el origen de los más de mil 400 valiosos cuadros hallados en un piso de Múnich, ante las presiones que recibe por no mostrar al público el tesoro encontrado.

Un portavoz de la Secretaría de Estado de Cultura aseguró que en cuanto se tengan indicios suficientes que indiquen que alguna obra no tiene un "origen claro", se enseñará públicamente.

Cornelius Gurlitt, el dueño del apartamento donde se encontraron las obras, está en paradero desconocido. Los medios investigan su vida y la de su padre, Hildebrand, quien se supone que reunió el tesoro.

En 1930 Hildebrand Gurlitt fue depuesto de sus cargos en organizaciones vinculadas al arte por el régimen nazi, debido a sus raíces judías; no obstante, se convirtió después en uno de los hombres encargados de vender en el extranjero, en nombre del Tercer Reich, obras que el nazismo tachó de "degeneradas".

En 1945 fue apresado por las tropas estadunidenses y de esa fecha data una lista con las obras que se encontraban en su poder: 100 cuadros que logró recuperar en 1950, sin que esté claro su origen.

La duda es si había adquirido esas obras a un precio de mercado o si se trataba de "arte robado" por los nazis, confiscado a los judíos deportados o con el que estos pagaban permisos de salida de Alemania. múltimo reporte que su esposa, Claudia Hernández Ojesto-Martínez, compartió con la red de amigos que se mantenían al pendiente de la salud de Gustavo García fue del miércoles por la noche, según el cual había cerrado los ojos para dormir y estaba descansando. Por la mañana de ayer se anunció su fallecimiento.