Miradas sobre el consumo

El desarrollo sustentable es la principal preocupación del Premio Pictet, un certamen de fotografía contemporánea cuya quinta edición se exhibe en el MUNAL.
De la serie 'Mis cosas'
De la serie 'Mis cosas' (Hong Hao )

México, D.F.

El fotógrafo británico Mishka Henner (1976) utilizó una cámara satelital para registrar los estragos del consumo de dos de los productos más preciados de Estados Unidos: la carne de res y el petróleo. Los paisajes texanos que se observan desde el espacio son como tétricos mapas que trazan las huellas de la explotación.

Su serie 'Ganado vacuno y petróleo' es una de las que se exhiben desde este martes en el Museo Nacional de Arte (MUNAL), que ahora apuesta por una muestra de fotografía contemporánea para acercarse a un público joven. La exposición 'Consumption. Prix Pictet' reúne 109 piezas que hablan sobre el consumo desde la visión de once artistas internacionales. Todos ellos fueron finalistas del premio fundado en 2008 por el banco Pictet para promover la fotografía sobre desarrollo sustentable.

De los 700 participantes en esta quinta edición, un jurado especializado eligió a los once finalistas y al ganador. Los 100.000 francos suizos del primer lugar fueron para Michael Schmidt por su serie 'Alimentos', donde muestran distintos componentes de la industria global de la comida en piezas de pequeño formato. El fotógrafo alemán murió de cáncer el pasado 24 de mayo, apenas tres días después de ser galardonado.

La muestra, que antes se exhibió en ciudades como Londres, Zurich y Barcelona, contiene visiones diversas del consumo. En 'Mis cosas', el artista chino Hong Hao realiza collages digitales con los objetos que utiliza día a día. En 'Proyecto de familia', Motoyuki Daifu registra su atiborrado ambiente familiar en el Japón: "Hay bolsas de basura por todas partes. Cenas a medias, cacas de gato, montañas de ropa: así es mi adorable vida cotidiana", relata el artista en la hoja de sala.

Las miradas femeninas las ponen Rineke Dijkstra (Países Bajos) y Laurie Simmons (EU). La primera expone la serie más larga de su carrera, en la que documenta la transición en la vida de una niña y su adaptación a una nueva cultura. En la fotografía inicial, de 1998, aparece Almerisa con cinco años, recién llegada a Holanda de su natal Bosnia. En la imagen más reciente, de 2004, se ve una mujer ya adulta sentada con su propio hijo en el regazo.

En 'La muñeca del amor', Simmons registra su relación con una chica de látex de alta gama. Desde que la fotógrafa recibió la muñeca japonesa se sintió fascinada y perturbada por aquel cuerpo de tamaño humano:  "Una mujer había entrado en mi casa como una mercancía lista para ser utilizada y convertida en un fetiche", explica la estadunidense, que en lugar de utilizarla como objeto sexual se dedicó a jugar con ella y permitir que "saliera a la superficie su personalidad".


Hasta el 29 de marzo de 2015 podrá visitarse la exposición en la que también participan Adam Bartos (EU),  Juan Fernando Herrán (Colombia), Boris Mikhailov (Ucrania), Abraham Oghobase (Nigeria) y Allan Sekula (EEUU).