Sembrador de la cultura mexicana

Escritor, crítico, periodista, editor, bibliófilo, filántropo y pornontólogo, Huberto Batis es, por antonomasia, El Maestro que durante 55 años ha dado clases en la Facultad de Filosofía y Letras ...
Huberto Batis es, por antonomasia, El Maestro que durante 55 años ha dado clases en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.
Huberto Batis es, por antonomasia, El Maestro que durante 55 años ha dado clases en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. (Especial)

Ciudad de México

Escritor, crítico, periodista, editor, bibliófilo, filántropo y pornontólogo (o pornógrafo), Huberto Batis es, por antonomasia, El Maestro que durante 55 años ha dado clases en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde heredó las cátedras de Agustín Yánez, María del Carmen Millán y José Luis Martínez.

Además de formar a infinidad de estudiantes en las aulas universitarias —varios de ellos convertidos en destacados escritores, representantes de la literatura mexicana contemporánea—, Batis ha impartido cátedra en las redacciones de las publicaciones en las que, de una u otra manera, ha participado (ver recuadro).

De esas enseñanzas, entre las prisas de las redacciones, han dado testimonio poetas, narradores, ensayistas, críticos de literatura, de cine, de fotografía, de artes plásticas, de música y de teatro, quienes quedaban boquiabiertos ante la habilidad y precisión con la que Huberto Batis ponía o quitaba comas, agregaba palabras para completar las ideas —incluso en varios párrafos al mismo tiempo—, cambiaba acentos o daba vueltas a las oraciones para favorecer la fluidez en la lectura sin modificar el sentido y respetando al autor.

Pero el maestro no solo ha enseñado lo relacionado con la ortografía y la sintaxis y con la historia de la literatura universal, sino que también, con su ejemplo, ha dado cátedra de libertad de expresión, de amor al oficio, de constancia, de pasión por la literatura y defensa del verdadero arte, de apoyo a la creatividad y a la imaginación, de objetividad, de generosidad, de preocupación por el otro, de pluralidad y defensa de la diversidad literaria.

Todo ello es palpable desde Cuadernos del viento hasta el suplemento cultural sábado de unomásuno, en el que dio a conocer a infinidad de escritores, maduros y en ciernes, que ninguna otra publicación hubiera incluido, y no por falta de calidad sino por el elitismo que ha predominado en el ámbito cultural mexicano, y que Huberto Batis ha luchado por erradicar, por lo que ha recibido fuertes críticas. No obstante, ha sido fiel a la idea de que "hay que oír y tolerar las ideas ajenas".

Sobre todo esto, entrevisté al maestro entre 1999 y 2000 en la redacción del unomásuno y en la Facultad de Filosofía y Letras. Con ese material, que por su extensión alcanzó las características de una memoria, publiqué en 2005 Huberto Batis, 25 años en el suplemento sábado de unomásuno (1977–2002), con 446 páginas ilustradas con fotografías de los archivos de unomásuno y del archivo personal de Batis, y con dibujos y fotografías de colaboradores del suplemento. Ese fue el primer libro de la Editorial Ariadna, en la colección Laberinto de Papel, título de la sección de contenido bibliográfico que Batis mantuvo durante 25 años en sábado, y en la que registraba las novedades que enviaban las editoriales a la redacción o que él mismo conseguía de diversas maneras.

En la misma colección, en 2006, aparecieron cuatro libros de Batis: La flecha en el arco, La flecha en el aire, La flecha en el blanco y La flecha extraviada, que conformó con recensiones publicadas en sábado, Punto y aparte y Revista de la UNAM. Son glosas, textos comentados, crítica literaria, una deleitosa selección bibliográfica de sus autores preferidos, muchos de ellos convertidos en símbolos, en mitos de consulta obligada: Homero, Goethe, Jack London, Clarín, Claudel, Huxley, Graham Green, Dylan Thomas, Saroyan, García Lorca, Borges, Cortázar, Anaïs Nin, Tolkien, Balzac, Maupassant, Arthur Miller, Virginia Woolf, Hermann Hess, Charles Dickens, James Joyce... En La flecha extraviada se incluyen reseñas de la obra de autores mexicanos: Xavier Villaurrutia, Inés Arredondo, Juan García Ponce, Juan Vicente Melo; los tres últimos, amigos de Batis desde su juventud y con los que compartió espacio en Casa del Lago y en publicaciones de la década de 1960.

En Editorial Ariadna apareció también la edición facsimilar del Estudio preliminar a los Índices de El Renacimiento. Semanario literario mexicano (1869), que publicó en 1963 (por el cual se ha identificado a Batis como altamiranista) y que fue la tesis que presentó en la UNAM para recibir el grado de maestro. Sus sinodales fueron Agustín Yáñez, María del Carmen Millán, Sergio Fernández, Ernesto Mejía Sánchez y Rubén Bonifaz Nuño, que era el más joven y quien le pidió a Huberto que ensayaran el examen profesional y establecieran las preguntas que le haría. Batis aceptó, ya que los dos eran muy tímidos, según cuenta de manera muy amena en Huberto Batis, 25 años en el suplemento sábado.

A finales de 2006, en la misma editorial, apareció el primer tomo de Memorias del sábado perdido, suplemento de unomásuno (1977–2002) —que se presentó en el Salón de Actos de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, el 2 de marzo de 2007—. En este volumen, Batis aborda bastantes cabos respecto al contenido y elaboración del suplemento desde que fue iniciado por Fernando Benítez. Recuerda, por ejemplo, que debido a que en unomásuno no había archivos, tenían que recortar de donde podían las fotografías que necesitaban para ilustrar sábado. Motivo por el cual, y por otros más, Octavio Paz los llamó "editores piratas". Además de "pirata", Batis también llegó a recibir el epíteto de "narcoperiodista", y tuvo que comparecer en Gobernación ante Jorge Carpizo.

En las Memorias... se incluye "La suástica. Rubén Salazar Mallén dialoga con Fernando Benítez en sábado; " 'Caminemos', dice Juan García Ponce. Cuarenta años de Huberto Batis como maestro, escritor y editor"; "De Tepoztlán a Veracruz, pasando por Radio Universidad. Viajes de iniciación con Juan Carvajal y Emmanuel Carballo"; "Mis hospitales: desde amígdalas, apéndice, cataratas, vesícula, hasta hipertensión y leptospirosis"; "Héctor de la Garza, Eko. Así lo llamaban Stasia, Danuta y Canuta"; "Las 'Bitácoras' del amigo Arturo Azuela. En el Fondo de Cultura, en Filosofía y Letras y en el sábado de unomásuno"; "La vida vertiginosa de Roberto Vallarino. El periodista cultural estrella del unomásuno y el escritor más provocador del sábado", y mucho más.

Huberto Batis, entre libros es otro de los títulos de la Editorial Ariadna. En la primera parte del volumen se incluyó un ensayo que envié a sábado, en 1999, cuando al maestro le otorgaron el Premio Jalisco. En la segunda, se inició el juego consistente en que el autor invitado colocara en El Librero de Ariadna todas sus obras publicadas, sacarle la foto realizando esa acción y consignar los volúmenes integrados al librero, con su portada y contraportada y con la bibliografía.

Hablar o escribir sobre Huberto Batis es excavar en una veta prolífica y generosa; es sumergirse en el cofre rebosante de un valiente "pirata", lo cual me recuerda las cajas que tenía Huberto en su oficina de unomásuno, siempre repletas, desparramadas de textos para publicar. Por eso solía decir que el suplemento era un "semillero". Pero no solo era eso, era también un vasto granero, un sembradío que supo cultivar con paciencia y fidelidad ascéticas. No en balde se ha propalado, como un secreto a voces, que Huberto Batis es el Patrono de la literatura y la cultura mexicanas.

Trayectoria en revistas y suplementos

Las revistas y los suplementosculturales en los que Huberto Batis ha participado como director, jefe de redaccióno colaborador, son los siguientes: Cuadernos del viento(que iniciócon Carlos Valdés en 1960); La capital(con Raymundo Ramos yBeatriz Espejo);La palabra y el hombre(dirigida por SergioGalindo, en Xalapa); México en la culturade Novedades(con Fernando Benítez); Metáfora (de Jesús Arellano);Banxico(del Bancode México); la Revista deBellas Artes (con la que lo “engolosinaron durante seis años AgustínYáñez y José Luis Martínez”); La cultura en México, de Siempre!(con Fernando Benítez); El semanario cultural de Novedades(con José de la Colina); Revista mexicana de literatura (conTomás Segovia y Juan García Ponce); la Revista de la UNAM(conJaime García Terrés); el suplemento cultural de El Heraldo de México(dirigidopor Luis Spota); el suplemento cultural de El Nacional (de JuanRejano); Punto cero (en la Universidad Iberoamericana); el Boletínde la Facultad deFilosofía yLetrasen la UNAM; sábado, deunomásuno, dirigido por Fernando Benítez entre 1977 y 1984, y porHuberto Batis entre 1984 y 2000, aunque, en realidad, Batis lo dirigió desdemucho antes, ya que Fernando Benítez le encargaba el suplemento cuando seausentaba para realizar sus investigaciones sobre los indígenas de México,razón por la cual acostumbraba decir que para hacer un suplemento cultural loúnico que se necesitaba era “un Batis”; es decir, un intelectual y magníficoescritor que consiguiera las colaboraciones y que realizara, con vocación ypulcritud, la corrección de los originales, de las galeras y de las pruebasfinas.


RECUADRO

Las revista y los suplementosculturales en los que Huberto Batis ha participado como director, jefe de redaccióno colaborador, son los siguientes: Cuadernos del viento(que iniciócon Carlos Valdés en 1960); La capital(con Raymundo Ramos yBeatriz Espejo);La palabra y el hombre(dirigida por SergioGalindo, en Xalapa); México en la culturade Novedades(con Fernando Benítez); Metáfora (de Jesús Arellano);Banxico(del Bancode México); la Revista deBellas Artes (con la que lo “engolosinaron durante seis años AgustínYáñez y José Luis Martínez”); La cultura en México, de Siempre!(con Fernando Benítez); El semanario cultural de Novedades(con José de la Colina); Revista mexicana de literatura (conTomás Segovia y Juan García Ponce); la Revista de la UNAM(conJaime García Terrés); el suplemento cultural de El Heraldo de México(dirigidopor Luis Spota); el suplemento cultural de El Nacional (de JuanRejano); Punto cero (en la Universidad Iberoamericana); el Boletínde la Facultad deFilosofía yLetrasen la UNAM; sábado, deunomásuno, dirigido por Fernando Benítez entre 1977 y 1984, y porHuberto Batis entre 1984 y 2000, aunque, en realidad, Batis lo dirigió desdemucho antes, ya que Fernando Benítez le encargaba el suplemento cuando seausentaba para realizar sus investigaciones sobre los indígenas de México,razón por la cual acostumbraba decir que para hacer un suplemento cultural loúnico que se necesitaba era “un Batis”; es decir, un intelectual y magníficoescritor que consiguiera las colaboraciones y que realizara, con vocación ypulcritud, la corrección de los originales, de las galeras y de las pruebasfinas.