[Hombre de celuloide] Solo el plagiario lee

Sueño de invierno está basada no solo en las historias de Ceylan y su esposa. Director y guionista tienen la decencia de avisar que se han basado en algunos cuentos de Chéjov, pero la verdad es ...
Sueño de Invierno, película ganadora de la Palma de Oro.
Sueño de Invierno, película ganadora de la Palma de Oro. (Especial)

Ciudad de México

De un tiempo a estos días se dice que la poesía no la escriben los poetas sino La Tradición. Lo mismo sucede en el cine. Yo me pregunto por qué en Cannes premian al turco Nuri Bilge Ceylan y no mejor a La Tradición.

Sueño de invierno está basada no solo en las historias de Ceylan y su esposa. Director y guionista tienen la decencia de avisar que se han basado en algunos cuentos de Chéjov, pero la verdad es que las referencias más importantes no son de Chéjov sino de Dostoievski. Tanto que la palabra plagio viene a cuento y suena como al eco de aquellos certámenes en que el poema lo escribió La Tradición pero el dinero lo recibió un plagiario.

¿Acaso los críticos de cine en Francia que tanto han elogiado Sueño de invierno y el jurado que le entregó la Palma de oro no han leído Los hermanos Karamazov? Suena aventurado, pero ahora yo creo que no. Solo quien no haya leído Los hermanos... puede olvidar la historia de este niño que un día decide reivindicar a su padre lanzando una piedra al cacique del pueblo; una historia que contada así suena más o menos universal pero que en Sueño de invierno está calcada de la obra de Dostoievski.

En cuanto a las otras referencias... bueno. Al principio la cosa no va mal. El hotel se llama Otelo y hay un caballo que recuerda al de Ricardo III. Todo esto suena muy intelectual, muy de Cannes. Hay claro, conversaciones muy largas, conversaciones que "recuerdan" Persona de Bergman. Qué hermosura. Y el protagonista... ese parece salido de El sacrificio de Tarkovski: es actor y vive en el campo preguntándose por la existencia de Dios. Llegados aquí ya no pensamos en "referencias." Las historias están mal traducidas de una cultura a la otra sin tener la decencia de anunciar: "esto es la adaptación de una historia de Dostoievski con un personaje de Tarkovski." Y digo que está mal adaptada culturalmente porque la cuestión teológica que discute el protagonista (¿es necesario resistir al mal?) es una cuestión cristiana o judía, de ninguna manera musulmana como afirma el señor Ceylan. Está mal adaptada porque el mismo protagonista anuncia que en Capadocia (cuyos paisajes son lo más notable de la película) el noventa y nueve por ciento de los habitantes son musulmanes y sin embargo hay en la película al menos tres borracheras. ¿Todo mundo bebe vino en un país musulmán? ¿Se discute teología cristiana en un país musulmán?

Tal vez los defensores de La Tradición como verdadera cineasta, escritora y pintora de los últimos años piensen que no importa la verosimilitud sino el impacto de la historia. De acuerdo. ¿Han pensado estos en los cientos de historias que Dostoievski inventó en Los hermanos Karamazov? Son tantas que un director turco puede fusilarse una de ellas de cabo a rabo sin que nadie que no sea el crítico de El País (quien solo menciona así, de lejos a Dostoievski) reconozca el verdadero origen de la película. En fin que me escandaliza constatar que en la industria del cine no leen ni los críticos ni los jurados. En este mundo sólo los plagiarios leen.

Kis uykusu (Sueño de invierno). Dirección: Nuri Bilge Ceylan. Guión: Ebru Ceylan Nuri Bilge Ceylan y Anton Chekhov. Fotografía: Gökhan Tiryaki. Con Haluk Bilginer, Melisa Sözen y Demet Akbagr. Turquía, 2014.

@fernandovzamora