'Mexplaining Lit' mexicana

Archivo hache.
Feria libro londres, london book fair,

Ciudad de México

Hemos entrado a una nueva etapa de la literatura mexicana: Mexplaining Lit.

“Lit” es la abreviación anglosajona de “literature” y, en lingo neoliberal, es lo que queda de la literatura cuando se le reduce a pseudo–mercancía promocional.

Esto ocurre cuando se pone a la “lit” al servicio de intereses político–mercantiles.

Recientemente, sinembargo.mx documentó cómo el British Council —encargado de promover intereses culturales británicos en el extranjero— patrocina eventos culturales como el Hay Festival para usar a la literatura como lavado de imagen.

Patrick Timmons, un ex funcionario, confirmó al medio el nudo entre eventos culturales e intereses económicos británicos en México.

Y en YouTube hay un video de 2011 en que Chris Rawlings, entonces director del BC–México, habla abiertamente del vínculo entre promoción de literatura y negocios transnacionales.

Este 2015 es el año de México en el Reino Unido y viceversa (British Council/ Conaculta) que incluye la promoción de escritor@s mexicanos utilizables (para estos fines ideológicos) mediante invitaciones, campaña mediática, libros (Mexico 20) y una serie de iniciativas para Mexplicarlos a sí mismos y al mundo.

Una de esas iniciativas es Mexico City Lit, diseñada para co–optar “lit” mexicana emergente. Como es usual, escritores mexicanos, por descuido, intermediarios o promoción, aceptan ser link, traducción, publicidad. Promocionan por redes y webs y “apoyan” proyectos o figuras para cooptarlas (se den cuenta o no).

Su objetivo: re–formatear “lit” mexicana al servicio de intereses financiero–políticos.

Como reacción a esta manipulación apareció en redes sociales el neologismo mexplaining, que designa el intento de agentes extranjeros de explicar (aun a los propios mexicanos) qué es o cómo debe ser la literatura mexicana.

Su método: fingir ser “indie” políticamente correctos y whateva funcione para cada situación, autor, target group o fase. Sus ejes son contratistas; sus fondos institucionales, sus presas. La “lit” y su clave: esconder para quién y para qué trabajan.

Están co–optando talento joven o usuales escritor@s cooperativ@s y, de paso, buscan devolver poder a los viejos círculos de Ciudad de México. (El Club Krauze es gran aliado.)

Ya empaquetaron un pre–canon que poco tiene que ver con la calidad literaria y mucho con su conveniencia al Global–Mecsicou.

Otras tácticas para darle forma a “lit” mexicana van desde atacar a escritores contrarios hasta Mexplicar a lectores en inglés qué “lit” deben leer los mexicanos y qué “lit” mexicana, los extranjeros.

En algunos años, la historia de esta campaña para moldear la “lit” mexicana será contada por algún investigador y será grotesca: los contratistas y funcionarios mexicanos y británicos dejan ver que se están riendo de los escritores al mismo tiempo que los Mexplican.

El Mexplaining ya quedó como la palabra del 2015 literario mexicano.